15° GUATEMALA
24/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Chapines en USA
Chapines en USA
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La lucha por Ucrania desde la perspectiva de Putin

Él ve la pérdida del país por parte de Rusia como una injusticia histórica. Entonces, ¿hasta dónde llegará?

07 de diciembre, 2021
Presidente ruso Vladímir Putin.

Una Ucrania independiente es para Vladimir Putin lo que fue el Tratado de Versalles para Hitler: una injusticia histórica impuesta a una nación derrotada en su momento de mayor debilidad, que se revertirá tan pronto como las circunstancias lo permitan.

Esto es lo que he extraído de un notable artículo que Putin publicó en julio. A medida que Rusia coloca más tropas en su frontera con Ucrania y el presidente Biden lleva a cabo conversaciones de emergencia con el presidente Putin, es esencial que la administración y el pueblo estadounidense comprendan la amenaza.

Europa lucha para evitar la repetición de la crisis migratoria a medida que se relocaliza a los afganos

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La narrativa maestra de Putin se basa en su interpretación de más de 1.000 años de historia rusa, de la que deriva una conclusión: los rusos y los ucranianos son "un pueblo, un todo único", que hablan variantes de un idioma, profesan una fe común, comparten una cultura común, cuya separación resulta de una estrategia de divide y vencerás perseguida durante siglos por los enemigos de Rusia. Atribuye la idea del pueblo ucraniano como una nación separada a las "élites polacas" del siglo XIX y a los intelectuales malorrusos ("pequeños rusos"), una teoría elaborada sin "base histórica" ​​y posteriormente adoptada por las autoridades austrohúngaras para sus propios fines antes de la Primera Guerra Mundial.

De particular relevancia es el relato de Putin de los tumultuosos años posteriores a la creación de la Unión Soviética. En 1918, dice, Donetsk y las regiones cercanas se proclamaron república soviética y pidieron incorporarse a la Rusia soviética. Vladimir Lenin se negó a hacerlo y ordenó a los representantes de lo que ahora es el sureste de Ucrania que se afiliaran a la Ucrania soviética.

Conflicto en Ucrania. Foto: AFP

En opinión de Putin, esto estuvo lejos de ser el peor error que cometieron Lenin y los bolcheviques. En 1922, Lenin estableció la U.R.S.S. como una federación de repúblicas iguales, cada una de las cuales gozaba del derecho (al menos en teoría) a separarse. Al hacerlo, acusa Putin, el gobierno bolchevique "plantó en nuestro estado la bomba de tiempo más peligrosa", que finalmente explotó.

Peor aún, afirma, los bolcheviques emparejaron su arreglo formal con una "política de localización" que fomentó el desarrollo de la cultura, el idioma y la identidad ucranianos, a menudo impuesta a personas que no se veían a sí mismas como ucranianos. Esta política alentó la idea de tres pueblos eslavos separados (ruso, ucraniano y bielorruso) en lugar de una sola nación rusa. Además, en las dos décadas siguientes, las autoridades soviéticas incorporaron por la fuerza territorios adicionales a Ucrania debido a las protestas de los habitantes. Por lo tanto, concluye el presidente de Rusia, "la Ucrania moderna es completamente producto de la era soviética".

Los bolcheviques, sostiene, “trataron al pueblo ruso como material inagotable para sus experimentos sociales. Soñaban con una revolución mundial que acabaría con los estados nacionales. Por eso fueron tan generosos al trazar fronteras y otorgar dones territoriales”. El resultado, escribe Putin: "Rusia fue robada".

Desde el colapso de la Unión Soviética, acelerándose después de la "Revolución Naranja" de Ucrania en 2004 y 2005, dice Putin, los enemigos de Rusia en Occidente han conspirado con los ucranianos de derecha y neonazis para crear un proyecto "anti-Rusia" cuyo propósito es abrir una brecha entre Rusia y Ucrania. Aunque los dos países son "socios económicos complementarios naturales" que se han desarrollado durante mucho tiempo como un "sistema económico único", Occidente ha utilizado préstamos y subvenciones para aislar a Ucrania de Rusia y subordinarla a los intereses económicos extranjeros.

Después de lo que Putin denomina un "golpe" en 2014 que llevó a la destitución de un gobierno prorruso, el nuevo gobierno de Ucrania firmó un acuerdo de asociación con la Unión Europea que profundizó la orientación antirrusa de Ucrania, provocando "inevitablemente" una "guerra civil". En la región de Donetsk. Peor aún, desde la perspectiva del presidente ruso: el despliegue de asesores militares occidentales, infraestructura y armas en suelo ucraniano.

En su discurso anual a la nación en 2005, Putin calificó el colapso de la Unión Soviética como la “mayor catástrofe geopolítica” del siglo XX. Pero no desea restablecer la Unión Soviética. Quiere restaurar Rusia como una gran potencia basada en la reunificación del pueblo ruso “trino”: gran ruso, ucraniano y bielorruso. Sólo así podrá revertir lo que denominó en 2005 la "auténtica tragedia" de la desaparición de la Unión Soviética, cuando "decenas de millones de nuestros conciudadanos y compatriotas se encontraron más allá de los límites del territorio ruso".

La "verdadera soberanía de Ucrania", insiste Putin, es posible "sólo en asociación con Rusia". La pregunta es qué significaría esta asociación en la práctica. Biden no puede prometer al presidente de Rusia que Ucrania nunca se unirá a la Organización del Tratado del Atlántico Norte. La UE tampoco prometerá que su asociación con Ucrania nunca se convertirá en miembro de pleno derecho.

Putin no puede lograr sus objetivos por medios pacíficos. Pronto debe decidir si quiere expandir su participación militar en Donetsk hacia una guerra más amplia.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR