18° GUATEMALA
17/08/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Opinión
Opinión
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Las naciones tienen como objetivo asegurar las cadenas de suministro convirtiendo la deslocalización en un "apoyo de amigos"

Los funcionarios de EE. UU. y sus aliados en todo el mundo buscan establecer rutas de suministro amigables para productos clave en medio de una guerra y una pandemia global

27 de mayo, 2022

Mientras la guerra y la pandemia exponen la fragilidad de las cadenas de suministro, EE. UU. y sus aliados buscan un nuevo tipo de comercio global, que limita el comercio a un círculo de naciones de confianza. Los fanáticos llaman al cambio "apoyo de amigos".

La nueva estrategia es un alejamiento de la globalización económica de las últimas décadas, cuando las empresas compraban y fabricaban productos donde los costos eran bajos y las políticas de libre comercio hacían que el movimiento de bienes alrededor del mundo fuera más barato y rápido.

Ahora, los funcionarios de EE. UU. y sus aliados en Europa, Asia y el Pacífico están promoviendo y financiando nuevos canales de producción y comercialización de bienes esenciales que circulan por países amigos. Empresas como Samsung Electronics Co. y Gap Inc. están aprovechando esta tendencia. Se produce después de una serie de interrupciones, incluida la pandemia de Covid-19, la invasión rusa de Ucrania y una guerra comercial entre EE. UU. y China.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Los promotores de la externalización de amigos lo ven como una oportunidad para renovar las cadenas de suministro globales para reducir su dependencia de países con gobiernos autocráticos y economías que no son de mercado, a saber, China y Rusia. Dicen que es un compromiso entre la globalización en toda regla y el aislacionismo, y entre la deslocalización y la producción nacional.

"Favorecer la 'acogida de amigos' de las cadenas de suministro a un gran número de países de confianza, para que podamos seguir ampliando el acceso al mercado de forma segura, reducirá los riesgos para nuestra economía, así como para nuestros socios comerciales de confianza", dijo la Secretaria del Tesoro, Janet. Yellen dijo en un discurso de abril. Dichos arreglos, dijo, permitirían a EE. UU. profundizar los lazos con un grupo de países que comparten “un conjunto de normas y valores sobre cómo operar en la economía global”.

Ya se están realizando esfuerzos en industrias que incluyen semiconductores y metales de tierras raras, un insumo crucial para vehículos eléctricos y misiles. Las empresas privadas también se están uniendo a la refriega, moviéndose para aumentar la producción en países que consideran que tienen un riesgo político y logístico relativamente bajo.

La tendencia emergente alarma a algunos economistas que temen que pueda perjudicar tanto a las naciones ricas como a las pobres cuyas economías disfrutaron de los beneficios de un sistema de comercio global más abierto en las últimas décadas. “Un escenario es donde tenemos bloques divididos que no comercian mucho entre sí, que tienen estándares diferentes”, dice Pierre-Olivier Gourinchas, economista jefe del Fondo Monetario Internacional. “Eso sería un desastre para la economía global”.

Algunos escépticos del libre comercio dicen que “acogida de amigos” es solo un término para disfrazar más deslocalización, en lugar de acelerar la producción nacional que aseguraría mejor las cadenas de suministro y crearía puestos de trabajo estadounidenses. 

“Friend-shoreing es algo así como la globalización ligera. Si no tiene el apoyo popular nacional para ese enfoque, no tendrá éxito”, dice Jamieson Greer, abogado de King & Spalding y exjefe de personal de la Oficina del Representante Comercial de EE. UU. durante la administración Trump.

Cambiar la producción fuera de China también podría aumentar la inflación, dicen los economistas.

Las tensiones con China en los últimos años han alentado a los gobiernos y las empresas a buscar la diversificación fuera del país. La pandemia de Covid-19 expuso la fragilidad de las líneas de suministro, acelerando la tendencia. La urgencia de los funcionarios solo ha aumentado con la guerra en Ucrania, que ha provocado restricciones en las exportaciones de energía y productos alimenticios, y oleadas de sanciones contra Moscú que interrumpen los flujos mundiales de dinero y bienes.

“Es posible que haya escuchado a la gente decir que los países que comercian entre sí no van a la guerra entre ellos mismos. En los últimos dos meses, hemos visto que eso no es necesariamente cierto”, dijo la representante comercial de EE. UU., Katherine Tai, en un discurso de abril.

Dijo que es esencial diversificar las fuentes de suministro de bienes clave “para asegurarnos de que la próxima vez que haya una crisis, no tengamos pánico ni desesperación”.

Para reducir su fuerte dependencia de China para los minerales críticos necesarios para impulsar elementos como vehículos eléctricos y armas, EE. UU. y Australia están trabajando juntos para construir instalaciones de minería y procesamiento de tierras raras ubicadas en ambos países. Actualmente, China refina el 60 % del litio y el 80 % de los cobaltos del mundo, dos insumos minerales fundamentales para las baterías de alta capacidad, según un informe de la cadena de suministro de la Casa Blanca de abril de 2022.

Después de reunirse recientemente con funcionarios australianos y ejecutivos de la compañía en Washington, la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, dijo que EE. UU. estaba comprometido a proporcionar el apoyo regulatorio y financiero necesario.

“Las circunstancias geoestratégicas han cambiado y por eso estamos pensando en cosas que quizás hace unos años no contemplamos”, dijo Arthur Sinodinos, embajador de Australia en EE.UU.

En las discusiones comerciales transatlánticas, EE. UU. y la Unión Europea buscan coordinar sus planes para gastar decenas de miles de millones de dólares para ayudar a empresas como Intel Corp. a construir fábricas de semiconductores avanzados. En 2021, el 92 % del suministro mundial de semiconductores avanzados provino de una empresa, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co., según el informe de la Casa Blanca.

Algunas empresas están por delante de los legisladores en sus prácticas de fomento de amistades. Las empresas de ropa en los últimos años tuvieron que lidiar con las políticas estadounidenses que restringen los productos de algodón de la región china de Xinjiang vinculados al trabajo forzoso. Luego vino la congestión inducida por la pandemia que resultó en un aumento vertiginoso del tiempo y el costo del envío desde Asia.

Los destinos favoritos de las empresas de confecciones son países centroamericanos como Honduras, Guatemala y El Salvador. Gap está duplicando la participación de la región en su producción global al 10 % dentro del próximo año y eventualmente quiere aumentarla al 25 %, según ejecutivos de la industria.

Si bien la calidad de las telas y la disponibilidad de mano de obra en la región todavía están por debajo de las de China, las empresas se benefician de la proximidad a los consumidores estadounidenses, así como de tarifas arancelarias más bajas en virtud de un acuerdo de libre comercio de EE. UU. La administración Biden también está gastando miles de millones de dólares para desarrollar la economía local y atraer inversiones del sector privado en la región, un paso que los funcionarios esperan ayude a reducir la migración a los EE. UU.

Entre los beneficiarios se encuentran empresas como Intradeco Holdings, una empresa con sede en Miami que fabrica ropa en El Salvador para minoristas como Walmart Inc. y Amazon.com Inc. El presidente ejecutivo de Intradeco, Félix Siman, dice que desde la primavera de 2021, su empresa ha firmado cuatro o cinco nuevos clientes, incluida PVH Corp., la empresa matriz de las marcas de Calvin Klein. Los ingresos de Intradeco este año serán un 20% más altos que su nivel previo a la pandemia, dice.

“Las empresas ya no quieren hacer todo en China”, dice Siman. “Hay un tremendo interés en la región. La demanda es mucho mayor de lo que podemos igualar ahora”.

Escriba a Yuka Hayashi a yuka.hayashi@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República

SÍGUENOS EN