17° GUATEMALA
29/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Las restricciones de China por covid-19 amenazan la recuperación económica

Las cifras del PIB del primer trimestre pintan un panorama relativamente optimista, pero los datos no capturaron el impacto total de las restricciones del Covid-19

24 de abril, 2022

Las severas restricciones por el covid-19 de China, que durante dos años ayudaron al repunte de la pandemia del país al mantener el virus fuera de sus fronteras, ahora se perfilan como la mayor amenaza para su crecimiento.

Cada vez hay más señales de que la economía se ha estado enfriando rápidamente en las últimas semanas a medida que la variante Omicron altamente transmisible del coronavirus se propaga por docenas de ciudades chinas y provoca los bloqueos más duros desde los primeros días de la pandemia en 2020.

Más de dos años después de esos cierres iniciales, “la pandemia tiene que ser la mayor fuente de riesgo para el crecimiento de China este año”, dijo Zhennan Li, economista jefe para China de AllianceBernstein.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La segunda economía más grande del mundo informó el lunes que el producto interno bruto aumentó un 4,8% en los primeros tres meses del año en comparación con el año anterior, mejor que el trimestre anterior y por encima de las bajas expectativas de los economistas. Sin embargo, en términos intertrimestrales, el crecimiento del PIB se desaceleró al 1,3% desde el aumento del 1,6% del trimestre anterior.

Pero los datos no capturaron completamente el costo económico infligido al país por los cierres y otras restricciones. El impacto ha sido más severo en Shanghái, donde 25 millones de personas han estado confinadas en sus hogares desde finales de marzo, tensando las redes logísticas nacionales y asestando un duro golpe a la actividad del sector manufacturero, de la construcción y de servicios.

En todo el país, más de la mitad de la población de China se ha visto afectada por las restricciones del covid-19 a mediados de abril, según Gavekal Dragonomics, una firma de investigación.

Aunque las cifras del PIB pintaron un panorama relativamente optimista durante los primeros tres meses del año, las cifras "no capturaron el impacto total de las restricciones del Covid-19", dice Li de AllianceBernstein.

Eso se debe en parte a que los datos son anteriores, en gran medida, a lo peor de los cierres, que comenzaron en Shanghái días antes del final del primer trimestre.

Ahora, a medida que la crisis en Shanghái lleva a más ciudades a adherirse cada vez más estrictamente al llamado de Beijing de un enfoque de tolerancia cero con Omicron, las interrupciones resultantes en la cadena de suministro corren el riesgo de pesar más en la robusta maquinaria de exportación de China.

Las restricciones generalizadas a la movilidad de las personas significan que cualquier nueva medida de estímulo, ya sea más liquidez en el sistema financiero o más gasto en infraestructura, sería menos efectiva a corto plazo.

"Beijing ahora parece priorizar el control de la pandemia por encima de todo”, dijo Tommy Wu, economista principal de China en Oxford Economics. “Eso significa que los gobiernos locales probablemente se centren en limitar las infecciones y dejen de lado las preocupaciones sobre la economía por ahora”.

Las estrictas restricciones de China para erradicar los casos de covid-19 a través de pruebas masivas y bloqueos, que ahora se muestran en diversos grados en Shanghái, Guangzhou y otros centros industriales importantes, apenas están comenzando a repercutir en la economía y podrían conducir potencialmente a una contracción económica en trimestralmente en el segundo trimestre, dijo Wu.

Los economistas de Nomura Holdings también ven un riesgo creciente de un retroceso económico en el período actual de abril a junio en comparación con el año anterior.

Los cierres esporádicos en China durante los últimos dos años ya han infligido mucho dolor a las pequeñas empresas del país, en particular a aquellas en industrias que dependen del contacto humano, como los negocios de restaurantes y turismo, y parece que darán otro golpe este año.

Los signos de estrés también están aumentando en el mercado laboral de China. La medida principal de desempleo del país, la llamada tasa de desempleo urbano encuestada, subió 0,3 puntos porcentuales a un máximo de casi dos años de 5,8% en marzo, superando el límite objetivo del gobierno de 5,5% y acercándose al nivel de 5,9% visto por última vez en Mayo de 2020, cuando China estaba saliendo del brote inicial en Wuhan.

Se espera que el gasto del consumidor, asfixiado desde el comienzo de la pandemia, empeore a medida que los empleadores reduzcan los salarios y despidan a los trabajadores. Las ventas minoristas, un indicador clave del gasto del consumidor, se contrajeron más bruscamente en marzo de lo que temían los economistas, según mostraron los datos del lunes.

Es probable que las ventas de automóviles sean significativamente más débiles en abril que en marzo, y no se espera un crecimiento para todo el año, dijo el lunes Cui Dongshu, secretario general de la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China, como resultado de la débil demanda de los consumidores y las interrupciones en el sector automotriz. -cadena de suministro.

Otra posible víctima de los confinamientos generalizados es el sector exportador, un pilar de la economía china que impulsó la recuperación del país de la pandemia.

Al comenzar el año, los economistas ya habían pronosticado que el crecimiento de las exportaciones se desaceleraría después de dos años de rendimiento superior.

Ahora, la profundización de los problemas en la cadena de suministro que impiden que las materias primas, los insumos y la mano de obra lleguen a las fábricas y que impiden que los productos terminados lleguen a los clientes podría significar que las exportaciones no experimenten ningún crecimiento este mes por primera vez en casi dos años, han dicho los economistas de Nomura. Las exportacionechinas aumentaron un 15% en marzo en comparación con el año anterior.

Los fabricantes, incluidos Tesla Inc. y Pegatron Corp., un proveedor de Apple Inc., han detenido la producción debido a la escasez de componentes, aunque Tesla se encuentra entre las empresas que pretenden reanudar la producción esta semana.

El gigante naviero mundial AP Moeller-Maersk A/S detuvo la semana pasada la reserva de contenedores refrigerados en Shanghái en medio del empeoramiento de los cuellos de botella causados ​​​​por las restricciones del covid-19. Las rígidas reglas de prueba de pandemia y las largas cuarentenas impuestas a los camioneros han reducido drásticamente la capacidad de carga por carretera.

El banco francés Natixis SA advirtió que las interrupciones en la cadena de suministro pueden profundizarse si más ciudades en el delta del río Yangtze, el centro industrial en Shanghái y sus alrededores que representa el 37% de las exportaciones totales de China, imponen restricciones similares para contener la pandemia.

A medida que empeora el panorama económico, los funcionarios chinos han sido tibios en sus esfuerzos por responder con estímulos.

El banco central de China dio el viernes el paso relativamente modesto de reducir la cantidad de reservas que los bancos deben tener disponibles en un intento por estimular los préstamos, aunque decepcionó las expectativas al mantener sin cambios las tasas de interés de los préstamos de referencia.

Y los precios más altos de materias primas como el mineral de hierro y el carbón, así como la perspectiva de aumentos de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de EE. UU. en los próximos meses, amenazan con limitar aún más las opciones de los banqueros centrales en Beijing.

Sin embargo, la mayor incertidumbre es cuándo el país podría aliviar sus estrictas restricciones de Covid-19

Si bien las autoridades de Shanghái se comprometieron durante el fin de semana a ayudar a cientos de empresas a reanudar la producción, otras lecturas económicas indican que el regreso a un entorno previo a la pandemia aún está lejos, dijo Li de AllianceBernstein.

Después de la publicación de datos del lunes, el banco de inversión ING dijo que probablemente reduciría aún más su pronóstico de crecimiento del PIB para todo el año desde el nivel actual del 4,6 %, que ya está muy por debajo del objetivo oficial del gobierno de alrededor del 5,5 %, a medida que más ciudades entren en cuarentena y el banco central de China permanece al margen.

"La relajación económica por sí sola no podrá compensar los efectos brutales de los cierres de tolerancia cero”, dijeron los economistas de Société Générale SA a los clientes en una nota reciente.

Escriba a Stella Yifan Xie a stella.xie@wsj.com

Este artículo ha sido traducido por Noris Argotte Soto para República

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR