17° GUATEMALA
26/01/2023
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Elecciones Guatemala 2023
Elecciones Guatemala 2023
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Deportes
Deportes

Los años de auge de Brasil serán difíciles de revivir

Los mercados de materias primas que impulsaron una era dorada en la economía brasileña parecen más frágiles esta vez

05 de noviembre, 2022
Qué pasará con la economía en Brasil tras las elecciones 2022.

Incluso después de una elección reñida , Brasil es uno de los raros ganadores del mercado de este año. Pero los inversores no deberían ponerse demasiado nostálgicos por sus días de adular a los "BRIC".

El lunes, la moneda y las acciones de Brasil subieron después de que Luiz Inácio Lula da Silva obtuviera una estrecha victoria en las elecciones presidenciales contra el conservador Jair Bolsonaro . Da Silva, quien previamente dirigió el país entre 2003 y 2010, promete reindustrialización, un salario mínimo más alto y mejores relaciones con China, que se tensaron con Bolsonaro.

El entusiasmo del mercado por otra gran nación latinoamericana virando hacia la izquierda puede parecer extraño. En 2019, los inversores aplaudieron a Bolsonaro, quien abogó por las privatizaciones y los recortes del gasto público. Pero las esperanzas se agriaron rápidamente debido a las tibias cifras económicas, las tendencias populistas de Bolsonaro y el aumento de los mandatos ambientales en las finanzas, que están en desacuerdo con la acelerada deforestación de la selva amazónica bajo su mandato.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

A pesar de todo esto, Brasil ha sido uno de los pocos mercados que ha tenido un buen desempeño este año, gracias a que su economía es un gigantesco exportador de materias primas. Esto ha mantenido la inflación bajo control y ha permitido que el banco central aumente las tasas de interés. El real es una de las pocas monedas que ha subido frente al dólar estadounidense este año. El índice Bovespa ha subido más del 9% y los bonos domésticos se están disparando.

Valor del dólar en Brasil.

Los inversionistas esperan que haya aún más potencial bajo Da Silva, cuya presidencia anterior se ve mejor con el paso del tiempo: fue el único período después del crecimiento acelerado de América Latina de las décadas de 1960 y 1970 cuando la producción per cápita de Brasil registró grandes ganancias. Los administradores de dinero internacionales se enamoraron de las grandes economías emergentes que denominaron BRIC: Brasil, Rusia, India y China. Contrariamente a la creencia popular, Da Silva era bastante conservador fiscalmente en ese entonces, y es poco probable que un Congreso dividido le permita mucho más margen de maniobra ahora.

Sin embargo, el período 2003-2010 coincidió con un “superciclo de productos básicos” impulsado por la demanda china que impulsó a toda la región, especialmente a Brasil con sus exportaciones de soja, mineral de hierro y petróleo.

Los precios de las materias primas se han disparado nuevamente este año, pero es probable que la tendencia sea más efímera: alcanzaron su punto máximo en junio y la continua deflación del mercado inmobiliario chino no es un buen augurio para la demanda de mineral de hierro. Como ha señalado Tom Miller de Gavekal Research, la dependencia de Brasil de China ha aumentado a pesar de la retórica de Bolsonaro: el 31% de sus exportaciones se dirigieron allí en 2021, en comparación con el 20% en el pico del superciclo.

La dependencia de las materias primas puede ser una bendición ahora, pero podría verse mal si se produce una recesión mundial en 2023. 

Esta es una razón clave por la que las acciones de los mercados emergentes no han sido mejores inversiones a largo plazo que el S&P 500, incluso teniendo en cuenta los años de recuperación del crecimiento. El problema particular de Brasil se remonta a los programas de estabilización de la década de 1990, que se basaban en un tipo de cambio sobrevaluado. Esto impulsó al sector agrícola, pero también desplazó a la industria relativamente diversificada de Brasil. En 1997, la producción de Brasil por trabajador agrícola era sólo el 20% del equivalente industrial, el promedio de las naciones de ingresos medios. Para 2019, eso había aumentado a la friolera de 56%, según muestran los datos del Banco Mundial. 

Es lo que el economista argentino Marcelo Diamand llamó una “estructura productiva desequilibrada”: Demasiada competitividad en los sectores primarios impide que los sectores más complejos se desarrollen y distribuyan las ganancias, que es como históricamente se nivelaron la mayoría de los países. El poder de la agroindustria probablemente ha contribuido a que la inversión brasileña se haya estancado por debajo del promedio latinoamericano, y dificultará que Da Silva cumpla sus promesas de reindustrialización, particularmente con el país más dividido que nunca.

El Brasil de Da Silva parece prometedor en comparación con el de sus predecesores y muchos otros mercados emergentes. Pero es una promesa que solo puede llegar hasta cierto punto.

Artículo traducido del inglés por la redacción de República para ser publicado en República.

SÍGUENOS EN