17° GUATEMALA
30/01/2023
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Elecciones Guatemala 2023
Elecciones Guatemala 2023
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Deportes
Deportes

Migrantes venezolanos varados mientras Estados Unidos endurece las reglas de inmigración

La nueva política de la administración Biden ha reducido los cruces ilegales de venezolanos, pero ha enojado a los defensores de la inmigración y los derechos humanos.

30 de octubre, 2022
Venezolanos llegando a San Pedro Tapanatepec en el sur de México, que es utilizado por funcionarios mexicanos para retener a los inmigrantes que ingresan desde Guatemala. JORGE LUIS PLATA/REUTERS

Decenas de miles de venezolanos están varados en México y América Central luego de que funcionarios estadounidenses aplicaran una política de la era Trump para disuadir una avalancha de cruces fronterizos ilegales por parte de migrantes venezolanos que durante meses había molestado a la administración Biden.

Las Naciones Unidas estiman que EE. UU. ha expulsado desde el 12 de octubre a más de 5,300 venezolanos que habían llegado a la frontera de regreso a México bajo el Título 42, implementado por primera vez bajo el presidente Donald Trump para permitir la expulsión de migrantes con el argumento de que podrían ser positivos para Covid -19. Antes de eso, los venezolanos habían estado saliendo de Venezuela o de terceros países en números récord para llegar a los EE. UU.

Los venezolanos, muchos con niños, ahora duermen en las calles, en campamentos improvisados ​​y en refugios superpoblados en el lado mexicano de la frontera, desafiando al gobierno federal y las autoridades locales del país, dijeron funcionarios mexicanos. Los migrantes esperaban cruzar y pedir asilo, luego permanecer en los EE. UU., como decenas de miles de otros venezolanos que migraron a principios de este año.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

 

Ahora, muchos de los venezolanos dicen que están abatidos, hambrientos y sin dinero después de atravesar varios países y esquivar la violencia y los ladrones solo para quedarse fuera de los EE. UU.

“Teníamos una confianza tremenda, vendimos todo para llegar aquí y de repente se nos cerró la puerta en las narices”, dijo Félix Rodríguez, un entrenador de caballos venezolano que se dirigió al norte a fines de septiembre desde Argentina, a donde había huido por primera vez. Habló desde un motel destartalado en Piedras Negras, una polvorienta comunidad fronteriza frente a Eagle Pass, Texas.

En la campaña en los EE. UU. antes de las elecciones intermedias del próximo mes , los republicanos hicieron del manejo de la inmigración por parte del presidente Biden una línea de ataque clave. Ahora, la administración Biden destaca los resultados de su nueva política. Funcionarios de inmigración de EE. UU. dijeron que los cruces fronterizos ilegales de venezolanos cayeron de unos 1.200 por día a principios de este mes a 150 por día en los últimos días.

Migrantes, en su mayoría venezolanos, caminan a través del peligroso Tapón del Darién desde Colombia hacia Panamá con la esperanza de llegar a EE. UU. Foto AP.

Pero el cambio de política de la administración ha enfurecido a los defensores de la inmigración y los derechos humanos, e incluso generó dudas entre algunos demócratas, quienes dicen que amplía una política de la era Trump que la administración pretendía desmantelar mientras retira la posibilidad de que muchos venezolanos soliciten asilo en la frontera.

“Como nación, no podemos desechar lo que es la esencia del asilo, porque entonces no puedes ser un faro de luz para otros países”, dijo el senador Ben Cardin (D., Md.), miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, dijo en un viaje reciente a América Latina.

Pero el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas , ha dicho que las medidas tienen como objetivo proporcionar una forma legal y ordenada para que los venezolanos ingresen a los EE.UU.

El cambio se produjo después de que las detenciones de migrantes en la frontera sur de EE . UU . alcanzaran un récord de 2,2 millones en el año fiscal que finalizó el 30 de septiembre. Entre ellos, más de 187.000 venezolanos, un aumento de cuatro veces con respecto al año anterior, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. . En agosto y septiembre, los venezolanos constituyeron la segunda nacionalidad más grande en cruzar ilegalmente la frontera suroeste después de los mexicanos.

La crisis económica de Venezuela, marcada por una inflación galopante, la pobreza y la violencia criminal, ha llevado a 7,1 millones de venezolanos, una cuarta parte de la población, a huir en los últimos años, dijo recientemente la ONU. La mayoría emigró a países vecinos , pero las dificultades han llevado a miles al norte a la frontera con EE. UU. cuando se corrió la voz de que los migrantes venezolanos podían entregarse a las autoridades de EE. UU. y solicitar asilo sin enfrentar la expulsión, ya que el gobierno de Venezuela no acepta deportados.

Un campamento para migrantes de Venezuela y otros países en San Pedro Tapanatepec, al sur de México.

En los últimos días, grandes grupos de venezolanos a los que se les impidió llegar a los EE. UU. han abarrotado refugios en ciudades fronterizas mexicanas como Ciudad Juárez. Han llegado en gran número a la pequeña comunidad de San Pedro Tapanatepec en el sur de México, que es utilizada por funcionarios mexicanos para retener a los migrantes que ingresan desde Guatemala. También hay miles varados tan al sur como Panamá. Muchos se dirigían a los EE. UU., después de haber cruzado la peligrosa jungla conocida como el Tapón de Darién entre Colombia y Panamá, cuando se supo del cambio de política.

“Cuando nos llegó la noticia a través de WhatsApp y Facebook, de repente comenzamos a ver a decenas de personas llorando en la calle”, dijo Kevin Camejo, un expolicía de Venezuela que estaba atrapado en Piedras Negras.

La única opción legal ahora abierta a los venezolanos es el programa de la administración "Voluntariado por Venezuela", que permite que hasta 24,000 venezolanos soliciten admisión en línea si tienen un patrocinador financiero estadounidense y pasan los controles de seguridad nacional. Los venezolanos que califiquen deben ingresar a los EE. UU. en los aeropuertos y no se les permitirá usar los puertos de entrada en la frontera entre México y los EE. UU.

Más de 7500 venezolanos han presentado su solicitud desde que el programa se puso en marcha en línea la semana pasada, y unos 150 han sido aprobados para viajar, según funcionarios mexicanos y estadounidenses. En los últimos días, un puñado de venezolanos ha arribado a aeropuertos estadounidenses.

Pero es probable que la mayoría de los inmigrantes no califiquen para el programa, que les exige tener pasaportes venezolanos vigentes y no haber cruzado una frontera ilegalmente desde principios de octubre. Para la mayoría de los venezolanos, acceder a un pasaporte es difícil, costoso y puede requerir un período de espera indefinido para su procesamiento.

Jonathan Hooka, exguardaespaldas de uno de los barrios más peligrosos de Caracas, dijo que huyó de Venezuela a pie hace dos meses con su esposa, atravesó Colombia y el Tapón de Darién, luego cruzó América Central antes de unirse a una caravana de unos 400 migrantes que llegó la frontera de EE.UU.

Después de entregarse a las autoridades estadounidenses, Hooka dijo que lo trasladaron entre siete centros de detención diferentes durante cinco días antes de ser expulsado a México. El Sr. Hooka dijo que él y su esposa, ahora en un refugio en la Ciudad de México, intentarían solicitar una visa estadounidense a través del nuevo programa, aunque no tienen idea de cuánto tiempo llevará.

“Regresar a Venezuela no es una opción”, dijo Hooka.

Los funcionarios del gobierno local a lo largo de la frontera entre EE. UU. y México y varios migrantes venezolanos entrevistados en México y EE. UU. dudan de que la nueva medida desaliente la migración. Señalan que el número de visas que se entregarían está muy por debajo de los casi 34.000 venezolanos detenidos en la frontera sur de Estados Unidos solo en septiembre.

Sergio Valderrama, un migrante venezolano que cruzó la frontera entre Estados Unidos y México en junio y trabaja en una planta procesadora de vegetales en Virginia, dijo que su hermano estaba entre los venezolanos que cruzaron el Tapón de Darién este mes cuando se anunció la nueva política.

“La ruta del migrante ya está abierta y es difícil regresar”, dijo Valderrama. “Es probable que muchos encuentren la manera de cruzar la frontera, como lo hacen los mexicanos o los migrantes de otras nacionalidades”.

Los migrantes expulsados ​​bajo el Título 42 no enfrentan ninguna sanción por intentos repetidos de cruzar ilegalmente, lo que lleva a muchos a intentarlo varias veces, según datos del gobierno de EE. UU. “El Título 42 ha creado una puerta giratoria”, dijo el Senador Robert Menendez , (D., NJ), presidente del Comité Senatorial de Relaciones Exteriores. “Pueden venir a la frontera. Dos veces. Diez veces. Mil veces."

También es probable que los traficantes se aprovechen de la nueva política, ya que los migrantes los buscarán para ayudarlos a cruzar la frontera.

Luis Conde, un venezolano, estaba atrapado en la capital mexicana, buscando un nuevo plan luego de ser deportado de los EE. UU. a principios de este mes. Dijo que gastó gran parte de los ahorros de su vida haciendo la caminata de casi 4,000 millas desde Perú. Ahora, los contrabandistas de un refugio le ofrecían llevarlo al otro lado de la frontera por $700, más de lo que podía pagar.

“Esta situación solo va a empoderar a aquellas personas que quieren aprovecharse de los migrantes que intentan realizar su sueño americano”, dijo Conde.

—Michelle Hackman en Washington y Kejal Vyas y Juan Forero en Bogotá, Colombia, contribuyeron a este artículo.

Artículo traducido del inglés por la redacción de República para ser publicado en República.

SÍGUENOS EN