25° GUATEMALA
24/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Otra razón por la que la inflación podría llegar para quedarse

La inflación de los servicios parece moderada, pero no se ve bien debajo de la superficie

14 de diciembre, 2021

Quienes argumentan que los aumentos de precios son transitorios señalan con frecuencia la falta de mucha inflación en los servicios. La inflación de los servicios parece razonablemente controlada, lo que sugiere a los economistas de “Team Transitory” que el aumento de los precios es la desagradable resaca de las interrupciones por el Covid-19, y que la inflación debería desaparecer por sí sola.

La historia es poderosa porque hubo un cambio genuino en el gasto de servicios a bienes durante el bloqueo. Esto se ha combinado con problemas en la cadena de suministro para hacer subir rápidamente los precios de los bienes. Esa inflación es dolorosa, pero no es algo por lo que los bancos centrales puedan hacer mucho.

Desafortunadamente, la historia de la inflación de los servicios tiene enormes lagunas. Es cierto que los precios al consumidor de los servicios han subido a un ritmo anual del 2,8% desde antes de la pandemia, nada tan malo como la inflación general del 3,9% durante el período y aproximadamente en línea con los tres años anteriores. (La inflación ha sido más alta en los últimos 12 meses, pero eso ignora las caídas de precios en la primavera del año pasado, así que la he tomado desde diciembre de 2019).

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

El principal defecto es que la inflación de los servicios está distorsionada por la importancia de las rentas, incluidas las rentas imputadas a los propietarios, que representan más de la mitad de los servicios y tienen un método de cálculo extraño que frena el aumento de la inflación medida.

Deje de lado el alquiler por un minuto, y los otros componentes de la inflación de los servicios tampoco ofrecen un fuerte apoyo para el Equipo Transitorio.

Las siguientes dos categorías de servicios más importantes son la atención médica y la educación y la comunicación combinadas. La atención médica que podemos ignorar como indicador, porque está distorsionada debido a que el gobierno se hace cargo de gran parte del costo del tratamiento del Covid.

Los servicios de educación y comunicación, una extraña agrupación que engloba la suscripción inalámbrica, las estampillas y la matrícula universitaria, ha aumentado a un 2% anualizado desde diciembre de 2019. Esto parece respaldar al Equipo Transitorio. Pero esta era una prepandémica de categoría de baja inflación, y la tasa del 2% es más alta que en cualquier período comparable de la década anterior.

Los servicios de transporte representan alrededor de $ 1 de cada $ 20 de nuestro gasto y estuvieron entre los artículos más afectados por la pandemia. Las tarifas de las aerolíneas se desplomaron, los costos de alquiler de automóviles se desplomaron, se dispararon y en los últimos meses volvieron a caer, mientras que los operadores de transporte público recortaron los precios de los boletos. Por supuesto, Team Transitory tiene razón aquí: cuando la demanda cambió, los precios subieron o bajaron mucho y, en general, son mucho más bajos que antes del Covid-19.

Lo siguiente es la recreación, que no es tan importante como categoría de gasto en general, pero es muy visible, y está claramente distorsionada por la pandemia. Los servicios que usamos en el hogar pudieron subir los precios, con las suscripciones de cable y el streaming hasta un 4% anualizado, pero sin ningún aumento el mes pasado, lo que encaja con la historia transitoria. El precio de la entrada a los cines, campos deportivos y otros eventos se hundió en el cierre, pero se ha disparado y se está anualizando al 3,5% desde antes de la pandemia, lo que no se ajusta a la historia.

Finalmente está la mezcla de servicios restantes como cortes de cabello, lavandería, costos legales y bancarios. Aparte de la lavandería, la mayoría tuvo poca inflación durante el período de la pandemia. Pero en los últimos meses, los precios se han disparado para casi todos ellos, con los honorarios de los abogados a la cabeza, con una tasa anual del 15% en los últimos tres meses. Estos servicios restantes tienen un pequeño impacto en la inflación general y probablemente fueron impulsados ​​hacia arriba por una acumulación de negocios relacionada con el Covid-19 que podría resultar temporal. Pero es difícil estar tranquilo cuando los saltos recientes son tan grandes.

Luego están los alquileres, que requieren un poco de explicación. La versión básica es: Hay mucha más inflación por venir de esta medida.

La Oficina de Estadísticas Laborales mide solo una sexta parte de su panel de propiedades cada mes, debido al trabajo involucrado. Como resultado, los aumentos de alquiler toman tiempo para que se conviertan en la medida de inflación. Es similar a usar una media móvil. A menos que se produzca un colapso repentino, los aumentos de alquiler que se han producido pero que aún no se han medido se filtrarán a una mayor inflación de los servicios en los próximos meses.

Por supuesto, nada de esto significa que Team Transitory está equivocado en que la inflación desaparecerá por sí sola, ya que las cadenas de suministro son fijas y el aumento de los precios desanima a los consumidores.

La caída en la construcción de nuevas viviendas desde marzo es un ejemplo de que los precios altos son la solución a los precios elevados, ya que los precios de la madera y la escasez de trabajadores disuadieron la construcción, reduciendo la demanda y bajando los costos al igual que la oferta de los aserraderos.

Repito que en toda la economía en general, el crecimiento podría volver a caer a una tasa más sostenible y los precios se estabilizarían, si tenemos suerte. Desafortunadamente, esto nos hace más pobres: los precios suben más que los ingresos, como sucedió en octubre.

El peligro es que acabemos en una espiral clásica de precios y salarios. Los trabajadores piden salarios más altos para compensar la alta inflación. Las empresas con márgenes de beneficio récord y grandes carteras de pedidos están felices de pagar más para conservar el personal porque pueden traspasarlo a los clientes a través de precios más altos. Enjuague y repita.

Estoy de acuerdo con Team Transitory en que es difícil lograr una repetición de los años setenta en una economía sin sindicatos fuertes y con tanta gente esperando al margen de la fuerza laboral. Pero cuanto más dura la inflación, más probable es que se vuelva autosuficiente, y todavía no hay señales de que vuelva a caer por sí sola.

Escriba a James Mackintosh a james.mackintosh@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República.

SÍGUENOS EN