Como parte del operativo se efectúan 80 allanamientos en la capital y municipios aledaños, para lo cual se desplegaron 750 agentes policiales. 
Los señalados por la fiscalía son Vivian Araceli Chinchilla Morataya, Edwin Enrique Samayoa Pérez, Enrique Sical Sirin, Eneth Pimander Morales Escalante, Bernard Ignacio Martínez de Paz, Marie Jeannette Figueroa Herrera y José de Jesús Zarceño Ruiz. 
Mauricio López Bonilla, comentó que compraba a las aseguradoras carros que habían sido declarados con destrucción total y con ayuda de los funcionarios de la SAT trasladaban la papelería del auto destruido a uno robado. Esta forma de delinquir se aplicó por varios años; dijo, además que esta banda es una de las más granes y estructuradas que ha existido en este tipo de delitos.. 

El Ministerio Público (MP) confirma que de 20 ordenes de captura, 18 se han hecho efectivas. Los allanamientos se llevan acabo tras tres meses de investigaciones. 
El grupo criminal está conformado por más de 50 personas, no se descarta que además de los empleados de la SAT haya involucrados otros trabajadores gubernamentales y agentes policiales que facilitaron la salida de los vehículos a El Salvador.