Las tasas que ahora se cobran por el ISR son de 5% para los que tienen rentas o ingresos afectos de hasta Q300 mil, mientras que para quienes ganan de Q300,000.01 en adelante se les aplica un importe fijo de Q15 mil, más el 7% sobre el excedente de Q300 mil. Hasta el 2012 las tasas eran del 15%, 20%, 25% y 31%; sin embargo las deducciones eran mayores, con las cuales la reducción del pago era drástico.

El cambio más grande que representa la nueva ley del impuesto sobre la renta (ISR) es para el régimen de trabajadores por dependencia, quienes lo experimentarán en el año fiscal que está por cerrar.

Las personas que ganen menos de Q4 mil al mes, por ejemplo, o Q48 mil anuales, están exentas del ISR, mientras que con la nueva ley se impacta a los empleados con ingresos por Q75 mil a Q300 mil anuales.

Con la planilla del impuesto al valor agregado (IVA) antes se podía evitar el pago del ISR, pero ahora solo pueden reducirlo en Q600, y además los gastos médicos ya no son deducibles. Respecto a los seguros, solo pueden deducirse los seguros de vida no dotales —es decir, de los cuales no se puede recuperar la prima o rescate—, mientras que las donaciones tienen más controles, y las cuotas por planes de pensiones tienen limitaciones.