La troika de acreedores de Grecia aplazó su misión en Atenas hasta el mes de enero y congeló el giro de un préstamo de 1.000 millones de euros, al no haber logrado la aplicación de las reformas solicitadas, anunció el sábado la Comisión europea.

‘Las discusiones técnicas van a continuar en Atenas la próxima semana y esperamos que los negociadores podrán trasladarse a Atenas en enero, si las autoridades realizan progresos en la aplicación de las reformas’, explicó en un comunicado Simon O’Connor, portavoz del comisario europeo de Relaciones Económicas Olli Rehen.