“Éste es el evangelio vivo a través de las calles que es la pasión de Cristo, y lo que vivimos es recordar lo que él padeció”, dijo a la AFP Ana María Bravo, directora de un grupo de 80 actores que representaron la crucifixión de Jesús por una de las principales avenidas capitalinas.

Bravo indicó que uno de los objetivos de la obra de teatro fue enviar un mensaje para fomentar “la paz y el amor” y cesar la violencia reinante en este país, donde la tasa de homicidios es de 31 por cada 100 mil habitantes, una de las más altas de Latinoamérica.

Según las autoridades, la mitad de los homicidios (casi 6.000 el año pasado) están vinculados con disputas de territorio entre grupos del narcotráfico y pandilleros.

“Todos los guatemaltecos vamos a pedir lo mismo, una oración por la paz de Guatemala”, señaló a la AFP Jesús Tellez, de 23 años, mientras esperaba la salida de la procesión de la iglesia conocida popularmente como “El Calvario”.

La conmemoración de la Semana Santa en Guatemala fue declarada en 2008 Patrimonio Cultural Intangible de la Nación con el respaldo del Fondo de las Naciones Unidas para la Cultura, la Ciencia y la Educación (Unesco).

“Es muy bueno que hagan esto para no perder los valores de Semana Santa y tener más fe, que es lo que nos hace falta”, comentó Carmen Gutiérrez, de 59 años, una comerciante que acudió a la calle para presenciar la obra de teatro y las procesiones.

 

hma/on/meb

 

 

 

© 1994-2015 Agence France-Presse