La estructura que se dedicaba a la defraudación llegó a implementar un procedimiento de ajuste aduanal paralelo al de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), con el que logró el ingreso de contenedores con todo tipo de mercadería en el país.OBJETIVOS

Con este sistema, los implicados cobraban entre Q20 mil y Q100 mil a cambio de dejar pasar la mercadería y solo de mayo 2014 a febrero 2015, dicha modalidad permitió el ingreso de 500 contenedores por la vía ilegal y hasta el momento se localizó en una de las oficina de los implicados Q1.6 millones.

COM_011_20150416_IMG01Lo anterior afectó al Estado que dejó de percibir el 60 por ciento de los tributos previstos para dichas fechas, momentos en que no se logra alcanzar la meta de recaudación tributaria, brecha que se estima, consiste en unos Q175 millones, según palabras de Omar Franco, nombrado por el presidente Otto Pérez Molina como Superintendente de Administración Tributaria (SAT) y quien este jueves fue capturado.

Franco, quien ayer atendió la visita de Pérez Molina en las instalaciones de la SAT, informó en las últimas declaraciones que emitiría como titular del ente recaudador, que de los Q12 mil 399 millones que se espera percibir, se recaudaron Q12 mil 224 millones.

Aunque la meta fiscal para el 2014 era de Q51 mil 500 millones, la SAT informó que se percibió solamente a Q48 mil 885.5 millones. Esto significa que la brecha fiscal, lo que no se recaudó para llegar a la meta establecida, sumó en total Q2 mil 615.2 el año pasado, informó ayer Repúblicagt.

En redes sociales, la indignación no se hizo esperar. Los internáutas denunciaron que las carencias que presenta el Estado en materia de salud por ejemplo, podrían haberse paliado con los recursos defraudados. Presentación: Modo de operar de banda “La Linea”