El mandatario afirmó que “daba gracias a Dios” tras la captura de una banda que se dedicaba a defraudar las principales aduanas del país y destacó que Juan Carlos Monzón, secretario privado de la Vicepresidencia fue destituido aunque manifestó que la vicepresidenta Roxana Baldetti sigue en el cargo.

Asimismo, explicó que la investigación llevó varios meses y por lo tanto, aseveró que no podría tomar la decisión de separar a las personas ubicadas en los cargos estratégicos hasta que este proceso finalizara.

Durante la conferencia de prensa, Pérez describió que se comunicó por la vía telefónica con la vicepresidenta quien está en Seúl, Corea y describió: “Sí, me dijo que este secretario (Juan Carlos Monzón) estuvo presente en el acto. En el momento en que ella se enteró ya no estaba con ella y de ahí se comunicó con él para decirle si estaba enterado de la situación que hizo la CICIG y segundo, que ella tomaba la decisión de destituirlo del puesto”.

Pérez también agregó que la vicemandataria le dijo que había tomado la decisión de destituir a Monzón del puesto y que le solicitó que de inmediato, se presentara y aclarara su situación. “Le dijo que se presentara en los tribunales y la respuesta que él le dio era que iba a enfrentar la situación y que iba a viajar para Guatemala para presentarse”, describió el presidente.

Respecto a la selección de Carlos Muñoz como superintendente de Administración Tributaria,  Pérez dijo que él escogió entre una terna que le presentó el directorio de la SAT y dijo que esto es como los nombramientos de la Fiscal General y otros titulares de las dependencias autónomas.

Citó que a Omar Franco lo influenciaron para asegurarse de que fuera parte de una estructura “eso no lo podía saber yo. La intención del Gobierno es luchar contra estas estructuras criminales”, aseveró e insistió en que no ocultarán a nadie implicado.

Respecto a la permanencia de Claudia Méndez, como intendente de recaudación, Pérez dijo que seguirán el curso de las investigaciones.

Sobre el doctorado de Baldetti

El presidente afirmó que la vicepresidenta Roxana Baldetti viajó a Corea a atender una invitación que le hicieron hace más de un año pero que por razones de trabajo no puedo asistir. “Se pospuso dos o tres veces hasta la semana anterior y ella me solicitó el permiso para poder asistir”.

También dijo que el viaje tenía dos motivos, el primero fue atender el ofrecimiento de esa universidad de brindar maestrías y doctorados y el segundo, obtener un doctorado. “Según me dijo (Baldetti), era un asunto más particular y no fue acompañada por comitiva”, aunque después dijo que ella le confirmó que su secretario privado estuvo presente en ese acto.

l