Quedan menos de nueve meses para que finalice la administración del binomio presidencial y justo este jueves, día en que la vicepresidenta de la República Roxana Baldetti, recibiera un Doctorado Honoris Causa en Seúl, Corea del Sur, su secretario privado Juan Carlos Monzón recibio orden de captura tras vinculársele a una estructura de contrabando en el país.

Monzón ya había aparecido en publicaciones de prensa en donde se le vinculó a una estructura de robacarros que había sido sorprendida infraganti en 2001, hecho que no ameritó su separación del cargo, el cual ostenta hasta la fecha, aunque fuentes de la presidencia reportan que las sindicaciones son prácticamente el rompimiento de la relación contractual con las autoridades.

Este día, circularon rumores sobre su captura en Santa Lucía Milpas Altas, Sacatepéquez, pero fueron desmentidos por el equipo de comunicación del Ministerio Público (MP). A él se le atribuye ser uno de los líderes de “La Línea”, dedicada a la defraudación tributaria.

Para Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, capítulo guatemalteco de Transparencia Internacional, lo ocurrido este día deja al descubierto que “el Estado de Guatemala está capturado por redes mafiosas que tienen el respaldo al más alto nivel del Gobierno”.

Respecto a Monzón, afirmó que al ser secretario privado de Baldetti, “es poco creíble que ella desconociera sus actividades y además, ella preside la Conacón, que al final no hizo nada y la que sí funcionaba era la estructura paralela de defraudación”.

La única voz que salió a hablar en nombre de ese organismo este día fue la de Jorge Ortega, vocero de la presidencia,  quien refirió que la acción fue en conjunto con las estructuras del sistema de justicia y recordó que la investigación lleva más de un año, a iniciativa del Ejecutivo.

Tras el anuncio de la orden de captura, el fiscal Óscar Shaab, del MP, manifestó: “El nombre de la vicepresidenta Roxana Baldetti sale sobrando porque no es parte de la investigación”, información que en redes sociales causó revuelo, ya que varios internautas señalaban a la vicepresidenta en el asunto.

La Vicepresidenta está a cargo de la  Comisión Nacional contra el Contrabando y Defraudación Aduanera (Conacón), organismo instalado por este gobierno para abordar el tema de corrupción en aduanas. 

Hacia julio 2014, la vicemandataria manifestó durante una entrevista radial que la situación en las aduanas era complicada y se refirió a la estructura que permanecía en esos lugares como “ancestral”, ante la inamobilidad del personal pese a los cambios de gobierno.

“Es como el caso Rosenberg”

El politólogo Phillip Chicola, aseveró que la Conacón era como “sentarse con el enemigo” y recordó cuántas publicaciones no habían mencionado a Monzón en el tema de defraudación aduanera y cuando se salieron a luz denuncias de enriquecimiento ilícito.

“Esta crisis le pega a la nula credibilidad que tiene y en cualquier país civilizado la vicepresidenta debería renunciar porque al final, su mano derecha dirigía una organización que defraudó al Estado y la cantidad de recursos que se pierden por defraudación es el dolor de cabeza de ese gobierno y… ¡lo hacía la mano derecha de la vice!”, refirió Chicola.

El analista calificó el hecho como “un crimen deplorable en todo sentido” y aseveró que esta crisis es “el caso Rosenberg de Otto Pérez Molina.

Baldetti aun no se pronuncia al respecto y las autoridades de los equipos de prensa del Organismo Ejecutivo no reportaron que recibiría un reconocimiento en Corea, pese a que con anterioridad, cada vez que había un evento como ese, era anunciado previamente, expusieron periodistas que cubren esa fuente de información.