El Ministerio Público reportó anoche la incautación de Q5 millones y US$75 mil en cinco inmuebles, tras la serie de allanamientos que derivaron en la captura de los integrantes de una red que se dedicaba a la defraudación en el sistema de aduanas en el país.

Javier Zepeda, director de la Cámara de la Industria, indica que aunque se hayan capturado a los implicados es esta red criminal, no se puede “cantar victoria”, en términos que las instituciones hayan sido salvadas, “es un primer paso, estamos complacidos con las capturas que se dieron en torno a esta estructura de contrabando, considerando este mal como un cáncer que ha sido dañino, no solo para el Estado sino también para el sector empresarial y a todo los guatemaltecos”.

Según Zepeda el contrabando y la defraudación es un problema que no solo ha afectado la parte económica del país, sino en la Salud y Seguridad de los guatemaltecos, entonces lo que creemos que es importante en estos momentos es que se establezca todos los vínculos de la red, en virtud de determinar el fondo de los autores materiales e intelectuales y sobre todo que se cumpla con todas las evidencias para que no se quede solo con las capturas.

“Es algo positivo para el país, aunque no hay que dejar de lado que es el resultado de una investigación de más de un año, es una buena señal para los guatemaltecos, aunque se espera más resultados y no sea algo cosmético que en el transcurso de algunos meses no se diga que no se encontró ningún culpable”, afirmó.

Por su lado, Lorena Escobar de la Asociación de Investigaciones y Estudios Sociales (Asies), indica que esto es el resultado del fortalecimiento de las instituciones el cual se ha dado desde hace algunos años por la voluntad política de algunos funcionarios públicos de algunas instituciones, como el Ministerio Público, la Policía Nacional Civil, los Tribunales de Justicia y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.

Sin embargo la prueba de fuego será en el momento del debate en el proceso penal, para que las pruebas sean valoradas por el juez. Según Escobar es un respiro para los guatemaltecos, pero se tienen que tener resultados judiciales por si hay condenas, porque las capturas se tienen de manera positiva pero también se está a la espera de las sentencias.