Según el Ministerio Público, entre los altos mandos de la estructura dedicada al contrabando y defraudación aduanera, estarían Juan Carlos Monzón Rojas, exsecretario privado de la vicepresidenta Roxana Baldetti, los exsuperintendentes, Omar Franco y Carlos Muñoz; Sebastián Herrera, exdirector de Recursos Humanos de la SAT, Francisco Javier “teniente Jeréz” Ortiz, Osama Ezzat Aziz Aranki, Julio Estuardo Gonzáles de León y Miguel Ángel Lemus Aldana.

De acuerdo con el ente investigador, entre mayo de 2014 y abril de 2015, la banda denominada “La Línea” recibió grandes cantidades de dinero producto de la defraudación, al extremo que cada uno de los altos mandos obtuvo unos Q40 millones, los mandos medios entre 15 y 20 millones, mientras que los mandos bajos no menos de Q330 mil. Durante 15 días, los primeros recibían Q2 millones 300 mil cada uno, mientras que el aporte semanal más pequeño ascendió a Q7,500.

Estas fueron las declaraciones de la fiscalía ante la jueza Octavo, Marta Sierra de Stalling, en el segundo día de audiencias de la primera declaración de los 22 sindicados de formar parte de la estructura criminal dedicada al contrabando y defraudación aduanera.

Además, el Ministerio Público sindicó al exsuperintende Carlos Muñoz de haber recibido el 5% de lo obtenido por la banda delictiva durante su gestión al frente de la SAT. En la audiencia la defensa de los implicados mostró su inconformidad por el caso, y aseguraron que se trata de “un show político”. El abogado defensor de Omar Franco indicó que se dejó fuera oficiosamente a la intendente de aduanas, Claudia Méndez en el caso “La Línea”.

Por otro lado, la Jueza podría declarar en rebeldía a Juan Carlos Monzón Rojas, exsecretario de la vicepresidenta Roxana Baldetti, señalado por el MP y la CICIG de liderar dicha banda de defraudación aduanera, y quien se encuentra en su condición de prófugo de la justicia, aunque hoy se emitió una orden de captura internacional.