Sin poder fichar hasta 2016 por una sanción, el Barcelona tuvo que diseñar el pasado verano (boreal) un plan de incorporaciones para dos temporadas, aunque la mayoría de los nuevos jugadores, como Luis Suárez, ya parecen rentables antes de enfrentarse al París SG el martes en Champions (18h45 GMT).

 

. El mayor acierto: Suárez

La apuesta por Luis Suárez no era evidente: gastar 81 millones de euros por un jugador convertido en un paria planetario tras haber mordido a un rival en el Mundial de Brasil-2014 y suspendido por ello para los dos primeros meses de la competición con su nuevo equipo.

Tras unos inicios dubitativos a finales de 2014, el uruguayo explotó con el nuevo año: 16 goles en 23 partidos desde enero, 12 en los últimos 12 encuentros. El Real Madrid (2-1), el Manchester City (2-1) o e París SG (3-1) han sufrido el instinto goleador del charrúa.

“Yo siento en el campo que hago cosas que benefician al equipo”, se felicitó recientemente Suárez.

Se ha adaptado rápidamente al juego de pases de los azulgrana y, según las palabras de su técnico Luis Enrique, ha desarrollado una “química” con sus compañeros de ataque, Lionel Messi y Neymar, al punto que el astro argentino le ha invitado a ocupar el centro del ataque, hasta este momento coto reservado a La Pulga.

¿Congeniar con Messi? Es algo que otras estrellas como Zlatan Ibrahimovic no lograron (2009-2010).

 

. Los valores seguros: Rakitic, Mathieu, Bravo

Para reforzarse el pasado verano, el Barça apostó por tres habituales de la Liga, con lo que se reducía el tiempo de adaptación y de rendimiento inmediato.

El croata Ivan Rakitic, llegado del Sevilla por 20 millones de euros, en un centrocampista todoterreno, resistente y técnico, que ha permitido dar músculo al centro del campo. Es el hombre que equilibra la zona derecha cuando Messi se centra o cuando Dani Alves se incorpora al ataque. Ya es una pieza básica.

Exportero de la Real Sociedad, Claudio Bravo costó 12 millones de euros, una cifra nada desdeñable para un jugador de 32 años. El internacional chileno, titular en la Liga, dirige a la mejor defensa del campeonato (19 goles encajados) y el sábado contra el Valencia, en un momento que puede ser clave para el devenir del torneo, detuvo un penal.

El exvalencianista Jérémy Mathieu también despertó suspicacias por su edad (31 años) y su precio (20 millones), pero el defensa francés ha despejado todas las dudas con un rendimiento óptimo y, sobre todo, con goles claves contra el Real Madrid (2-1) o el Celta de Vigo (1-0). “Conocemos su trayectoria en el fútbol español y siempre he dicho que se trataba de una gran refuerzo”, asegura Luis Enrique.

 

. El valor en alza: Ter Stegen

¿Es el joven arquero alemán Marc-André Ter Stegen (22 años) el digno sucesor de Víctor Valdés, el emblemático portero del Barça más exitoso? El exmeta del Borussia de Mönchengladbach, que ha disputado los partidos de Champions, tiene, en todo caso, el talento y, sobre todo, un juego de pie impresionante, algo decisivo en el juego del Barcelona.

En lo que se interpreta como una crítica velada a la directiva del club, Luis Enrique ha felicitado en varias ocasiones el trabajo de Andoni Zubizarreta, exdirector deportivo cesado en enero y muy cuestionado por su política de fichajes. “Zubizarreta fichó a dos porterazos. Cualquiera de los porteros que juegue te soluciona los problemas”, declaró el sábado.

 

. Los fracasos: Vermaelen, Douglas

Evidentemente, el balance del ‘mercato’ estival no es perfecto: el defensa belga Thomas Vermaelen (por el que se pagó a Arsenal entre 10 y 20 millones de euros) llegó lesionado y aún no ha debutado, mientras que el lateral brasileño Douglas (adquirido al Sao Paulo por 4 millones) apenas ha jugado.

Llegó a finales de agosto como sustituto de su compatriota Dani Alves, pero de momento no ha demostrado nivel para jugar en un equipo como el Barcelona.