El Ministerio de Finanzas (Minfin) ya está proyectando que en los próximos meses se sentirá una baja en la recaudación, como lo han advertido analistas, debido al mensaje negativo que ha descubrir cómo funcionarios públicos defraudaban al fisco, por medio de una estructura que está bajo investigación.

Esto ha provocado la preocupación de los encargados de la recaudación, ya que antes de este escándalo la recaudación ya había reportado brechas que podrían agravarse. Por esa razón se estudian mecanismos de corto plazo podemos para poder solventar la situación.

Al igual que lo han hecho otros sectores, antes de que estallara este escándalo, este ministerio propone la urgencia de hacer una reestructuración de la SAT para fortalecer y ganar la confianza de los tributantes. Esto lo dio a conocer el ministro de Finanzas y presidente del Directorio de la SAT, Dorval Carías, en conferencia de prensa.

El funcionario aseguró que se convocará a sectores empresariales, académicos, centros de investigación, usuarios y entidades para que presenten propuestas.

No obstante, se tiene previsto que en el caso del IVA importaciones y Derechos Arancelarios a la Importación, que se captan por la vía de comercio exterior, haya una recuperación. Carías dijo que ante la baja de recaudación, podrían tratar de hacer una contención del gasto, medida que ha sido ofrecida por el presidente Otto Pérez en las últimas semanas.

Ante la pregunta a Carías si conocía a Monzón, dijo que lo conocía por las actividades que compartían en la Comisión Nacional para la Prevención y Combate de la Defraudación Aduanera y el Contrabando.

Según proyecciones de la Cicig y el Ministerio Público, la red criminal pudo haber defraudado al fisco unos Q940 millones, algo que auditará la SAT.