La agrupación Ajkem, que significa tejedores, dio a conocer su postura ante los hechos de corrupción ocurridos en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT). Este grupo fue conformado en 2011 y está compuesto por diversas personas de la sociedad civil para propiciar el diálogo y generar acciones para lograr objetivos de desarrollo común.

Entre sus integrantes se pueden mencionar a Richard Aitkenhead, Roberto Ardón, Salvador Biguria, Felipe Bosch, Pedro Cruz, Juan Carlos Paiz, Salvador Paiz y Raquel Zelaya.

Ajkem dio a conocer su apoyo a las investigaciones del Ministerio Público y de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Gracias a ellas se desarticuló la estructura criminal que venía operando dentro de la institución responsable de la recaudación fiscal en el país, que ha dejado lamentables pérdidas para los guatemaltecos, limitando a muchos de servicios básicos como salud, educación y seguridad.

También instan a las instituciones del sector Justicia a que procesen a todos los que resulten responsables, velando porque continúe el proceso en forma pronta y cumplida y recordando que nadie está por encima de la ley. Esperan que exista la necesaria independencia judicial que garantice el Estado de Derecho.

Por otro lado este grupo manifiesta su preocupación por la forma en que el sistema judicial, otorgó medidas sustitutivas a algunos de los capturados, dejando un mal precedente, aunado a las dudas que ha generado el propio Organismo Ejecutivo, por la falta de coherencia en sus declaraciones públicas.

Ajkem solicita que se inicie un proceso de fortalecimiento de la SAT para que recupere su independencia como institución autónoma. Consideran que la selección de la terna para nombrar al nuevo superintendente debe de realizarse por medio de un proceso abierto, transparente y objetivo, una vez haya sido renovado el directorio de la SAT.

Este grupo además felicita a los miles de guatemaltecos que han salido de manera pacífica, a expresar su rechazo ante la situación en un ejemplo digno de respeto y tolerancia. “Esto demuestra que Guatemala tiene la capacidad de unirse bajo un objetivo común de fortalecer las instituciones para reducir la corrupción”, finaliza.