La audiencia donde sería escuchado Carlos Ávila Morán, capturado el lunes en la noche señalado de ser integrante de la estructura criminal denominada “La Línea”, dedicada al contrabando y defraudación aduanera que operaba en la Superintendencia de Administración Tributaria, fue a puerta cerrada. Esto pese que el caso no se encuentra bajo reserva.

Por decisión de la jueza Marta Sierra de Stalling, titular del Juzgado Octavo Penal, restringió el ingreso de los medios de comunicación en la audiencia de primera declaración de Ávila Morán, quien fue capturado en Puerto Quetzal Escuintla, la cual se lleva a puerta cerrada.

Días atrás, la jueza Sierra de Stalling dijo que no brindaría más declaraciones a la prensa en relación al caso ya que se estaban tergiversándo.