Uno de los objetivos importantes que promovió las primeras movilizaciones ya se concretó, la vicepresidenta Roxana Baldetti, ya renunció. Este sábado hay una convocatoria ciudadana para acudir a la Plaza de la Constitución nuevamente pero ¿qué es exactamente lo que se va a solicitar? En primera instancia las demandas van encaminadas a fortalecer la institucionalidad, que se llegue a las últimas instancias en cuanto a las denuncias de corrupción y a procurar la reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos.

Ante este panorama, Javier Brolo, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), explicó que se deben investigar las causas de la corrupción en el Estado y a quienes han abusado de su autoridad para enriquecerse con dinero de los ciudadanos.

Otra demanda para Brolo es “que el nuevo vicepresidente abra las puertas para revisar las gavetas en el Ejecutivo y que el Congreso apruebe las reformas que sean necesarias, principalmente sobre Partidos Políticos y Sector Justicia”.

La internacionalista Marisa Mejicano, expuso que las demandas deben centrarse en la reforma a Ley Electoral y de Partidos Políticos, a la lucha contra de la corrupción o fiscalizar desde la ciudadanía. “Sin la reforma a la Ley Electoral corremos el riesgo de pasar otra crisis en un futuro no muy lejano”.

Respecto a la permanencia de la fuerza de la convocatoria, la experta dice que “puede sostenerse tal y como está por un tiempo, pero lo más importante y difícil a la vez es trascender del movimiento, el descontento y la manifestación a propuestas concretas que todo este grupo apoye”.

“Lo más complicado si el movimiento da ese paso es que la mayoría de los manifestantes se declaran apolíticos, aunque al salir a manifestar demuestran el interés político “nato” en el ser humano. Al declararse o autoconsiderarse apolíticos, son muy pocos quienes están dispuestos a participar en política o cargos públicos”, finalizó.

Para Luis Fernando Chávez, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (INCEP), la ciudadanía puede enfocarse al terminar esta jornada de manifestaciones en el papel que está jugando el Tribunal Supremo Electoral (TSE). “Sería interesante que se promuevan reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos pero para que entren en vigencia en 2016 en aras de fortalecer el proceso democrático y como una muestra de respecto al cronograma del Tribunal”, refirió.

Aunque mantener la institucionalidad y pedir justicia por los actos de corrupción, es parte de las demandas de este sábado de los organizadores que iniciaron las concentraciones con “RENUNCIA YA”, ahora hay cierta confusión sobre las peticiones. A decir de Chávez, lo importante aquí es que hay un pleno ejercicio de la ciudadanía y se está demandando un alto ya a la corrupción, se sienten identificados y no hay que perderse en ese mensaje claro.

El movimiento además de replicarse en los departamentos también alcanzó la ciudad de Chicago, Estados Unidos y un grupo de connacionales convocaron a una manifestación el próximo sábado frente al consultado guatemalteco en esa localidad.

Abren discusión

La participación de los jóvenes ha sido evidente en estas concentraciones contra la corrupción.  Esta semana iniciaron las jornadas de un Congreso de Estudiantes Universitarios ante la Crisis e Instituciones en el país y ahí discuten la problemática del sistema de Gobierno y explican que propondrán soluciones que lleven un cambio estructural del Estado.

Ángel Mazariegos, estudiante de Ciencias de la Comunicación, expuso que “lo fundamental es darle continuidad al repudio de la corrupción. Eso que sea el principal motor. Y luego, solicitar justicia a nuestro sistema, que se tome como punto importante el juicio contra Baldetti”.

Añadió que también se debe dejar claro “que no estamos de acuerdo con que el presidente se lave las manos, él sabe lo que sucedió, dejar claro que los estudiantes guatemaltecos están presentes, que están hartos, pero caminando. Desilusionados, pero no rendidos. Fatigados, pero batallando”.

Marco Santamaría, estudiante de Administración de Empresas, explicó que “la razón principal por la que debemos manifestar es porque estamos expresando nuestra descontento con el gobierno. La gente que piensa que “estamos en nuestro derecho” pero esa barrera ya la pasamos”.

También considera que “Ya llegamos al punto donde ya no manifestamos porque tenemos el derecho, sino porque estamos exigiendo “justicia”, aunque es una palabra muy dura, pero creo que tanto yo como la gente que va a manifestar, estamos cansados de que siempre el país esté gobernado por la gente menos competente”.

La incertidumbre y duda por parte de algunos manifestantes resulta evidente y en el muro de FB de los organizadores incluso, se reportaron dudas respecto a las consignas que serán utilizadas este sábado. “Nos han llegado bastantes mensajes para que se aclare el objetivo de la manifestación pacífica ya que la Vicepresidenta renunció la semana pasada”, explica uno de los integrantes.

Hace ver que la respuesta es seguir manifestando nuestra indignación ante la corrupción en el sistema político y creemos que se debe mantener la institucionalidad. “El cambio empezó en las calles, pero abarca más: a muchos se nos fue el miedo a opinar y a denunciarlas injusticias”.