Por tercera ocasión consecutiva, la Auditoría Electoral del Tribunal Supremo Electoral (TSE) verificará la pauta que ingresa de los partidos políticos en los medios de comunicación. Los anuncios o campos pagados con mensajes de propaganda que sean transmitidos en televisión nacional, canales de cable, periódicos y radioemisoras están sujetos al contenido del artículo 222 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos.

A partir de este lunes 18 de mayo, los medios de comunicación deben reportar al máximo órgano electoral la pauta diaria que ingresa por parte de los partidos políticos.

La reforma que hubo al Decreto 1-85 que data de 2004 cambió las reglas para el tema de financiamiento y fiscalización y la primera vez que estas se pusieron en marcha fue para las Elecciones Generales 2007. Actualmente, la norma vigente indica que los partidos tienen derecho a pautar diariamente una página máximo en medios de comunicación escritos, mientras que para los medios televisivos y radiales del Estado esa disposición se traduce a treinta minutos semanales que no pueden ser acumulables.

Aunado a lo anterior, hay obligación de remitir diariamente al TSE las tarifas que los medios colocan a la publicidad de las organizaciones políticas, las cuales no deben ser mayores a las comerciales y quienes no estén registrados tienen prohibido transmitir propaganda.

“Los medios de comunicación que transmitan propaganda electoral deberán comunicar diariamente a la Auditoria Electoral las cantidades y especificaciones de los espacios de propaganda que han utilizado los partidos políticos y comités cívicos. En el interior de la República, dichos datos deberán presentarse a las delegaciones departamentales y subdelegaciones municipales del Registro de Ciudadanos, según el caso”, indica la circular 02-2015 que giró la Auditoría Electoral.

La experiencia mexicana

En México está prohibido que los partidos adquieran publicidad en radio y televisión y corresponde al Instituto Nacional Electoral (INE) la distribución de los tiempos en medios de comunicación de la propaganda de los partidos.

En tiempo electoral, las organizaciones políticas disponen de “41 minutos diarios en conjunto por cada hora de transmisión en cada estación de radio y televisión” y respecto al número de mensajes, las autoridades los distribuyen de manera que haya un 30 por ciento de forma igualitaria y un 70 por ciento según el porcentaje de votos obtenido por cada partido en la última elección para diputados federales.

“En periodos no electorales, el INE dispondrá de hasta el 12 por ciento del tiempo total de que disponga el Estado en radio y televisión. Del tiempo asignado, los partidos políticos podrán disponer el 50 por ciento en forma igualitaria para transmitir un programa mensual de cinco minutos en cada estación de radio y canal de televisión, mientras que el tiempo restante podrán utilizarlo en la transmisión de mensajes de 20 segundos”, indica el INE.

En Guatemala, se intentó hacer algo similar. La Comisión de Asuntos Electorales dictaminó favorablemente que en época de elecciones generales y para la segunda ronda electoral, la autoridad electoral debía adquirir, los espacios en los medios de comunicación social para la propaganda electoral de los partidos políticos o coaliciones en contienda.

Para determinar la distribución equitativa de los espacios y tiempos de publicidad, se propuso hacer reuniones con fiscales de los partidos políticos, para aprobar un Plan de Distribución de Espacios y Tiempos de Propaganda, el cual debía considerar la disponibilidad de espacios y tiempos dentro de las franjas comerciales de los distintos medios de comunicación, sin embargo, la propuesta no prosperó y se mantiene entrampada pese a que avanzó en tercer debate y obtuvo visto bueno de la Corte de Constitucionalidad (CC).

Hermelindo Mairén, ex auditor electoral y el primero en imponer dicho sistema para las elecciones de 2007, recuerda que para lograr el proceso se contó con la asesoría de expertos provenientes de Uruguay, Argentina, Alemania y España, entre otros. “Elaboramos manuales y reglamentos y logramos un porcentaje positivo de todas las acciones que consideraría, fue de un 28 por ciento de control y cobertura”.

Refirió que la fiscalización se concentró principalmente en la elección presidencial por las dificultades que hubo para medir la campaña de diputados y alcaldes. “En el interior era un tanto difícil. En ese tiempo apenas logramos poner un delegado de auditoría en cada cabecera departamental”, refirió. El ex auditor añadió que la ley “es a veces muy benigna” y refirió que en ese tiempo no existía una uniformidad para las pautas respecto a los informes a entregar, algo que ahora ya existe.

Responsabilidad de los medios

El experto en comunicación política Roberto Carlos Escoto, calificó de toral, el hecho de que la pauta en medios de comunicación esté regulada en ley y añadió que deben existir multas para quienes no cumplan con esa disposición.

“El castigo debe ser tanto para el partido como para el medio de comunicación y tomemos el ejemplo de las peticiones de la sociedad en estas jornadas de protesta, cuando además de exigir castigo a las autoridades involucradas en el escándalo de defraudación aduanera, también hay un clamor por conocer a los empresarios que incurrieron en delitos”.

“Hoy por hoy vemos a muchos periodistas y coluministas de opinión razgándose las vestiduras sobre campaña anticipada, pero los medios que representan no rechazan los ingresos que se generan por el pago de la publicidad y eso se cataloga en millones. ¿De qué ética estamos hablando? no se pueden tirar piedras cuando se tiene techo de cristal. Si el Congreso logra avanzar en la reforma electoral, es imperativo que se regule el tema de las fundaciones y asociaciones que clarametne están vinculadas a organizaciones políticas”, finalizó.

Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, recordó que en el informe de Mirador Electoral (ME) presentado en octubre del año pasado, indicó que hasta ese momento y en campaña anticipada, los partidos habían gastado Q6 millones 425 mil.

El monitoreo de la pauta publicitaria en medios de comunicación hecho por el ME indicó que quienes más recursos habían gastado en promocionar a sus candidatos eran en ese entonces, el Partido Patriota (PP) y Libertad Democrática Renovada (Lider), este último había erogado del 1 de enero al 31 de agosto unos Q3 millones 708 mil, mientras que el PP reportó un gasto de Q222 mil 197.

Escoto finalizó con que “si queremos avanzar como sociedad y fortalecer el sistema democrático, este aspecto es importante y es hora de que las empresas periodísticas también sepan decir ‘no’ a las presiones de las agrupaciones políticas”.