Cada día, los empleados de Pivotal Software entran en la oficina a la misma hora: a las 9:06 de la mañana. La cosa tiene mucho mérito, porque esta compañía informática tiene nada más y nada menos que 20 oficinas repartidas por todo el mundo. Y sí, en todas se debe cumplir esta norma, publica Yahoo en su sección de finanzas.

A las 9:06 suena un gong que sirve para llamar la atención de toda la plantilla, que debe dejar cualquier cosa que tenga entre manos (a esa hora es probable que estén dejando el abrigo o encendiendo el ordenador)  y deben correr a presentarse a una reunión muy especial: el desayuno.

[quote_box_center]Todos los trabajadores de Pivotal deben desayunar juntos todos los días. La empresa se lo paga, por lo que les sale completamente gratis. Y deben comer bien. La idea es que tras esta comida, puedan trabajar con fuerzas durante el resto de la mañana, luego tomar un pequeño almuerzo e irse para casa a las 18:00 en punto. A partir de esa hora, nadie puede estar trabajando.[/quote_box_center]

trabajadoresLa iniciativa es obra del fundador y CEO de Pivotal, Rob Mee, quien explica en una entrevista concedida a la BBC el por qué de la decisión:

“Me di cuenta de que los programadores, si los dejas frente a sus equipos, pueden no ser productivos hasta las 10 de la mañana. Y si no han comido adecuadamente, a las 11 tendrán hambre y pararán para comer, con lo cual luego la tarde se les hará larguísima. No es muy eficiente. Entonces pensamos, ‘démosle a todos el desayuno’. Eso le da a la gente un incentivo para llegar aquí por la mañana”.

[quote_center]Pero, ¿por qué a las 9:06? “Pensamos que si decíamos a las 9 los desarrolladores lo tomarían como una guía de referencia, ‘bueno, si es las 9 voy a llegar un poco tarde”, señala Mee en el mismo medio. “Entonces evaluamos establecer las 9:05 como horario, pero eso es demasiado preciso y a los desarrolladores no les gusta ‘sobre-optimizar’, así que nos inclinamos por las 9:06. Y luego se volvió un dato gracioso de nuestra identidad corporativa”.[/quote_center]

Rob Mee
Rob Mee.

Mee sabe muy bien que los programadores trabajan peor por la tarde, y cualquier fallo al escribir código puede suponer un retraso considerable en los siguientes días,así que prefiere tenerlos descansados y optimizar al máximo sus esfuerzos.

Y la receta no le puede salir mejor. Pivotal es una empresa valorada en US$2,800 millones (2.500 millones de euros) que trabaja mano a mano para clientes tan prestigiosos como BMW, Mercedes-Benz, Lockheed Martin, la cadena NBC, Bloomberg, Orange, eBay, la aerolínea South West y Twitter.

Pivotal colabora con los programadores de cada una de estas empresas para mejorar sus programas y sus procesos informáticos. Y con mucho éxito. Sobre todo, porque sus trabajadores son felices y por lo tanto, eficientes.