Este momento no tiene palabras para describirse… sus padres vivieron un tormento desde el día en que Alejandro José le fue arrebatado bajo amenazas de muerte a su progenitora. Hoy martes volvieron a la vida al ver a su pequeño de nuevo y la alegría se convirtió en llanto.

[quote_center]La familia no cesa en agradecimientos a las fuerzas de seguridad por rescatar al menor sano y salvo y así terminar con la angustia que les impidió dormir estos días. Sus amigos de la escuela y del gimnasio también están felices y el Comando Antisecuestros de la PNC dijo: “misión cumplida”.[/quote_center]