No contentos con hacer mal la tarea encomendada de dar protección y abrigo a los niños “institucionalizados”, como lo demuestra la tragedia conocida del Hogar “Seguro” Virgen de la Asunción, el gobierno de Jimmy Morales a través de la procuradora Annabella Morfin  “solicitó” la “devolución” del Hogar Rafael Ayau –HRA- para entregarlo a la Secretaría de Bienestar Social –SBS-. 

Con la excusa de que no sido publicado ni registrado el Acuerdo Gubernativo del usufructo y ante la “imperante necesidad de contar con instalaciones adecuadas” para albergar a los niños, se lo pedían de vuelta en un plazo de treinta días.  

Da la impresión de que el equipo del gobierno de Morales no sólo hace mal las cosas, en cuanto a la niñez se refiere,  sino que además destruye aquello que se está haciendo bien.  El presidente Morales debería tener más cuidado con las “recomendaciones” que le hace su equipo “asesor”, ya que esta carta, según la procuradora avalada por él, demuestra la falta de visión y estrategia para tomar decisiones. 

Los burócratas continúan insistiendo en que es la falta de recursos la que les impide cuidar bien a los niños, aunque para este año la SBS tenga  asignado un presupuesto de  Q225 millones y el Consejo  Nacional de Adopciones –CNA- Q14 millones por sólo mencionar algunas de las instituciones a cargo de la niñez en Guatemala. No les conviene entender que es el modelo en sí el que no funciona, que el abrigo y la protección de los niños funciona mucho mejor desde la iniciativa privada que con burócratas que cambian, si bien les va, cada cuatro años.  

Un modelo donde la mayoría evade las consecuencias de sus actos, donde las oficinas gubernamentales se convierten en agencias de colocación, donde la visión y compromiso, si es que lo hay, es de corto plazo. Donde se desconoce el nombre de los niños o sus expedientes, ya ni hablemos de sus sueños o miedos.

La petición de la devolución del Hogar Rafael Ayau por parte de los burócratas de la Procuraduría General de la Nación –PGN- es inmoral. Consideremos para empezar que en dicho oficio no se menciona alguna falta contra el objetivo del usufructo sino que la excusa es la ineficiencia del gobierno en administrar los espacios destinados para los niños y ahora que ya se ha recuperado de las ruinas al HRA, entonces lo quieren devuelta.  ¿Cuánto tardarían en dejarlo en iguales o peores condiciones de cómo lo recibieron las monjas católicas ortodoxas? 

Lo que raya en el descaro es el otro pretexto de que como no se registró entonces no es legal, siendo responsabilidad del gobierno realizar dichos trámites. Sin embargo, meses antes la misma PGN que hoy pide el desalojo por un incumplimiento por parte del gobierno,  en una exhibición de contorsionismo legal, justificó el inicio de las operaciones de la  Terminal de Contenedores Quetzal –TCQ- pese a denuncias de nulidad en el contrato por corrupción en la concesión del mismo.

Supongo que ahora que la procuradora tiene pleno conocimiento de la omisión cometida en cuanto a la publicación y registro del usufructo aconsejará al presidente Morales acerca de cómo solucionar dicha omisión y proteger a los niños que atiende el HRA. 

A pocos días de la tragedia del Hogar seguro pareciera que la muerte de  cuarenta y un menores, en condiciones por demás trágicas,  ha sido en vano. Los burócratas piden más dinero y exigen mayor poder para hacer más de lo que han hecho mal como si esa fuera la solución. Atacan y destruyen a quienes valientemente piden un cambio radical en el sistema.

Milton Friedman dijo que “si el gobierno estuviese a cargo del desierto del Sahara, en cinco años habría escasez de arena”, sin embargo en Guatemala, como en muchos países, persiste la mentalidad estatista de quienes aún creen que los burócratas en el gobierno cuidarán mejor de los niños.

Ante el fracaso del modelo de hogares “seguros” a cargo del gobierno, es Inmoral la petición de la @PGNguatemala solicitando la devolución del Hogar Rafael Ayau. ¿@jimmymoralesgt por qué destruir lo bien hecho?  #SalvemosAlHogarRafaelAyau 

@Md30

Facebook.com/Mda30

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo