La investigación forense no solo es un tema de ficción para programas de televisión, en la actualidad ha mostrado ser una herramienta importante para resolver hechos criminales, esto lo saben bien las autoridades del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).

Esta semana asumió el nuevo director de la entidad, Fanuel García, quien está consciente que necesita mayores recursos para mejorar el trabajo de la entidad. Los Q187 millones asignados este año quedaron muy lejos de los Q364 millones que se requieren.

Fanuel García asumió como nuevo director para un período de cinco años.

“Tenemos recurso humano escaso en comparación con el alto volumen de casos que ingresan y que tienen retrasos importantes en la elaboración de dictámenes periciales especialmente en algunas áreas sensibles como psicología y balística”, reconoció el funcionario durante su toma de posesión.

El plan operativo de la entidad para el 2017 reveló que entre las debilidades se encuentra que no tienen una infraestructura en las sedes regionales. “Tenemos solo un ocho por ciento de presencia en las cabeceras municipales del país”, detalló García.

El documento muestra otras debilidades como el no contar con un sistema informático que responda a la dinámica de los procesos y una carrera forense. Además no cuentan con un programa de reclutamiento e inducción adecuado y también falta una estrategia de comunicación hacia los grupos de interés de la institución.

Sin embargo, García dejó claro que entre sus objetivos serán imprimir al instituto credibilidad, diligencia de vida y respeto a la dignidad de las victimas.

Servicios que presta la institución

La entidad que inició operaciones en el 2007 funciona como una institución auxiliar del sistema de justicia y tiene por mandato legal la prestación del servicio de investigación científica, emitiendo dictámenes técnicos científicos. Los servicios son: medicina forense, psicología y psiquiatría forense así como laboratorios de criminalística.

Uno de sus trabajos es realizar autopsias, las cuales pueden resolver casos de impacto. Ejemplo de ello fue un hecho ocurrido hace unos años donde unos niños murieron al consumir sopas instantáneas, el caso hubiera pasado desapercibido sino fuera por la autopsia que reveló que los menores fueron envenenados con un insecticida llamado Terbufos.

Aunque las líneas de trabajo son claras la falta de recursos ha sido la constante y se espera que la asignación para el próximo año sea la ideal.

También te puede interesar: