El miércoles por la noche, recibí una llamada telefónica de Anthony Scaramucci, el nuevo director de comunicaciones de la Casa Blanca. No estaba contento. Iniciada la noche, había twitteado, citando a un “alto funcionario de la Casa Blanca”, que Scaramucci estaba cenando en la Casa Blanca con el presidente Trump, la Primera Dama, Sean Hannity y el ex ejecutivo de Fox News Bill Shine. Fue un grupo interesante, y planteó algunas preguntas. ¿Trump recibió consejo estratégico de Hannity? ¿Estaba pensando en contratar a Shine? Pero Scaramucci tenía su propia pregunta … para mí.

Lee también: Elon Musk quiere librarnos del tráfico

-¿Quién le filtró eso? -preguntó. Dije que no podía darle esa información. Respondió amenazando con despedir a todo el personal de comunicaciones de la Casa Blanca. “Lo que voy a hacer es, eliminaré a todos en el equipo de comunicaciones y empezaremos de nuevo”, dijo. Me reí, sin saber si realmente creía que tal amenaza convencería a un periodista de revelar una fuente. Continuó presionándome y quejándose del personal que heredó en su nuevo trabajo. “Les pido a estos chicos que no suelten nada y no pueden ayudarse a sí mismos”, dijo. “Usted es un ciudadano estadounidense, esta es una gran catástrofe para el país americano. Así que te estoy pidiendo como un patriota estadounidense que me dé una idea de quién lo filtró.

Lee en este enlace la nota: Anthony Scaramucci Called Me to Unload About White House Leakers, Reince Priebus, and Steve Bannon