Las verduras son ingredientes infaltables en el fiambre, aportan colorido, sabor y presentación al mismo, por lo que se deberán cocinar en su punto.

Además de la variedad de verduras según la receta familiar es importante considerar algunos aspectos para que se cocinen de la mejor manera y luzcan bien.

Cortes: se espera jugar con variedad de cortes como puede ser: bastones, juliana que son bastones delgados, cubos de diversos tamaños, rondelles o ruedas, entre otros. Entonces, cada verdura debe cortarse del mismo tamaño y de forma pareja para que se cocinen bien y al mismo tiempo.

Cocción: cada variedad tiene su propio método y tiempo de cocción de acuerdo a su nivel de humedad, color o consistencia. Por tanto, se debe cocinar por separado y cuidar que queden al dente o crujientes, en especial para que conserven de mejor manera sus nutrientes y de mejor sabor. Generalmente, se cocinan en agua hirviendo con sal o algunas se cocinan al vapor. Es importante refrescar en agua fría inmediatamente para detener la cocción o escurrir y dejar enfriar perfectamente antes de mezclar todas las verduras.

Consejos: a la coliflor se le debe retirar las hojas, un poco del tronco y cortar en flores; a las coles de bruselas conviene darles un blanqueado para eliminar su sabor fuerte y posteriormente se refrescan con agua. Las arvejas y las habas se cocinan tapadas en agua hirviendo con sal, luego se refrescan para que conserven su color verde brillante. Los granos de maíz de los elotes se desgranan con un cuchillo y se cocinan en agua hirviendo con sal o al vapor. La remolacha debe cocinarse en agua hirviendo con su piel y con un poco de su tallo para que mantenga su color. A los ejotes antes de su cocción se les retiran sus puntas y las hebras. Las zanahorias se cocinan en agua hirviendo con un poco de azúcar.

Salmuera: para potenciar los sabores de los vegetales se prepara una salmuera con especias y vinagre. Entones, luego de estar perfectamente fríos, se les vierte la salmuera y se dejan en refrigeración durante dos días.

Necesitamos los siguientes ingredientes:

3 tazas agua
2 cucharadas orégano
1 cucharada alcaparras
1 ramita tomillo
2 hojas laurel
4 dientes ajo
10 pimientas gordas
5 clavos olor
1 cordoncillo
1 taza vinagre

Preparación:

Hierva el agua con el orégano, las alcaparras, la ramita de tomillo, las hojas de laurel, los dientes de ajo, las pimientas gordas, los clavos de olor y el cordoncillo.

Finalmente deje enfriar perfectamente, cuele y agregue la taza de vinagre.
Todos estos condimentos perfumarán y neutralizarán las notas picantes del vinagre.