El tomate resulta infaltable en la cocina por su versatilidad. Es una verdura de fruto que se encuentra durante todo el año y es ampliamente utilizado en infinidad de preparaciones principalmente saladas.

Existen variedades  como el tomate ciruelo, pera, cereza, amarillo que es menos car y suficiente agua a que lo cubra: tomate manzano.

o a la vizcaina do estestar triturados o procesados proporcionan m una gua

ácido o el manzano. Así como el miltomate o tomatillo como también se le conoce, que se recolecta verde, está cubierto por una membrana fina que le sirve de protección, pero no es comestible. Es más firme que el tomate y es utilizado principalmente en salsas.

Para seleccionar de mejor manera los tomates, prefiera los que están maduros, sin manchas y con su piel lisa.

Se conservan bien por unos días en un lugar seco y fresco, si los refrigera perderán sus aromas y sabores, así que compre y consuma en breve.

Antes de prepararlos, podrá introducirlos en agua hirviendo durante 20 segundos para poderlos pelar fácilmente y quitarles las semillas. Aunque, en nuestra cocina se les deja la cáscara a los tomates, considere que ésta puede resultar indigesta y con el mismo propósito, evite cocinar a fuego alto.  También, podrá bajar el nivel de acidez en sus preparaciones, si añade una pizca de azúcar.

Se pueden consumir crudos en ensaladas, rellenos como una entrada o como plato principal o como una guarnición. Son ideales en los sofritos para darle sabor a verduras, huevos o carnes. Además, son un ingrediente importante de algunas salsas rojas, como las que se sirven con las pastas.  De igual manera, la tradicional sopa de tomate es muy gustada con un chorrito de crema o yogur.

Es un ingrediente imprescindible de los recados o salsas guatemaltecas, para lo que se asa, muele o licua en conjunto con cebolla, ajo, chile pimiento, chiles secos y los condimentos.

Algunos quesos van bien con los tomates como la mozzarella, parmesano, el feta, o el tofu, entre otros y se condimentan con algunas hierbas aromáticas como albahaca, perejil, hierbabuena,  orégano, tomillo o algunas especias como pimentón, comino, pimienta, nuez moscada y es una trilogía perfecta con el ajo y la cebolla.

Nutricionalmente, el tomate es rico en carotenoides llamados licopenos. Al estar triturados o procesados proporcionan con mayor facilidad el licopeno que cuando están frescos.

En esta oportunidad, les comparto una receta de bacalao a la vizcaína que tiene entre sus ingredientes principales varios tomates manzano.

Necesitamos los siguientes ingredientes:

  • 1 libra de bacalao seco
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 8 tomates manzanos
  • 8 dientes de ajo
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 4 cebollas medianas
  • 2 onzas de aceitunas rellenas
  • 12 alcaparras
  • 4 chiles morrones rojos
  • ½ taza de vino blanco

Para su preparación:

  • Deje en refrigeración durante varias horas el bacalao en remojo con ½ cucharada de azúcar y suficiente agua a que lo cubra. Cambie el agua y vuelva a dejar cubierto de agua y 1 cucharada de azúcar por 3 horas más. Cambie nuevamente el agua y dé un ligero hervor.
  • Ase los tomates, pele y quite las semillas sobre un colador para reservar el líquido y corte en cubos pequeños.
  • Dore los dientes de ajo en el aceite de oliva y retire.
  • Agregue la cebolla en medias lunas finas a que cristalice y adicione el tomate cortado en cubos pequeños y el jugo de los mismos.
  • Adicione el pescado cortado en trozos, las aceitunas, las alcaparras, previamente lavadas para quitar el exceso de sal, los chiles morrones, asados, pelados y cortados en tiras, el azúcar restante, el vino. Deje cocinar.
  • Rectifique la sazón. En algunas ocasiones no es necesario agregar sal por lo salado del bacalao.