Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Hace 50 años… Mi voz en el umbral

Redacción República
06 de agosto, 2017

En el blog de Literatura participa Lorena Flores Moscoso, puede encontrarlo los domingos en República.

Este año se celebran los cincuenta años del otorgamiento del Premio Nobel de Literatura al escritor, periodista y diplomático Miguel Ángel Asturias.  El año conmemorativo inició el 10 de diciembre del 2016 y a partir de este momento se han realizado una serie de actividades en su honor.

Un día de octubre de 1967 en su discurso de aceptación Miguel Ángel Asturias dijo:    “Mi voz en el umbral. Mi voz llegada de muy lejos, de mi Guatemala natal. Mi voz en el umbral de esta Academia. Es difícil entrar a formar parte de una familia. Y es fácil. Lo saben las estrellas. Las familias de antorchas luminosas.”

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Asturias conocido por jugar con el enorme potencial del lenguaje, su ritmo, música, vocabulario exuberante, colorido, algunas veces  denominado barroco tropical, abordó en su literatura tres temas.  La identidad, la construcción del mestizo, esa nacionalidad híbrida de guatemalteco que lo atraviesa y nos atraviesa.  En Leyendas de Guatemala es un tema casi omnipresente,  cómo el lenguaje ladino y la mitología Maya se fusionan.  “Entre los indígenas hay una creencia en el Gran Lengua. Gran Lengua es el portavoz de la tribu”

Un segundo tema sería la política. Esta ciencia como una actividad orientada en forma ideológica, la representación de un grupo y el ejercicio del poder.  Asturias se opone a la dictadura de Estrada Cabrera, es Embajador de Guatemala en múltiples países.  Presenta sus posturas sobre la colonización, sobre la dictadura, sobre la explotación, sobre estar sin patria. Plantea también la necesidad de una sociedad inclusiva social, cultural y económicamente.

Por último la naturaleza un mundo mágico y un mundo real.  Flora, fauna, cantos, gritos…todos presentes.  “Reloj de pájaros y aves en dos jaulas redondas, dividida cada jaula en doce compartimientos y en cada uno de estos un pajarillo o ave de cantar distinto y distinto plumaje, del carmesí al azabache, del verde fué al azulino, del azufrado al pluma de nieve, verdes, rojos, amarillos, azules, pajarillos y aves que daban las horas apasionadamente, no como relojes de arena, los relojes de sol, los relojes mecánicos, que no tienen alma y no saben lo que hacen al contar el tiempo”

Asturias en un momento  apatria tuvo siempre en su literatura la fusión de dos mundos. El Gran Lengua se apoderó del lenguaje,  lo hizo suyo y lo presentó al mundo.  Un día de octubre Asturias cerró el discurso de aceptación del Nobel con estas palabras:

“Y en eso estamos ahora. La búsqueda de las palabras actuantes. Otra magia. El poeta y el escritor de verbo activo. La vida. Sus variaciones. Nada prefabricado. Todo en ebullición. No hacer literatura. No sustituir las cosas por palabras. Buscar las palabras-cosas, las palabras-seres. Y los problemas del hombre, por añadidura…”

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR