18° GUATEMALA
22/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Niñas madres, los efectos en su vida

Redacción República
15 de mayo, 2014

Hace algún tiempo escribí sobre el
drama  de  los embarazos en niñas y adolescentes. Creería oportuno, a
la luz de los últimos acontecimientos, retomar el tema.

Aunque en el área rural, la unión
entre adolescentes es una práctica llamada cultural, son
más frecuentes las víctimas de la violencia sexual, en muchos casos, por
miembros del propio núcleo familiar.

Los embarazos juveniles 
-cada  vez más  frecuentes-  tienen serias repercusiones
físicas, sociales, mentales, familiares y amenazan  seriamente el
futuro,   tanto  de la joven madre, como para la  criatura
y  la sociedad en general. Una  gran  complejidad de los
problemas de un país, están reflejados en estas niñas: pobreza, falta de
educación formal, falta de oportunidades, marginación por razón de género,
violencia y explotación física y sexual, descomposición social de los hogares y
alta incidencia de prepotencia y machismo del varón.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Por el embarazo, la vida de la niña o
adolescente percibe el acoso cultural, social y religioso al que  por lo
regular es sometida. En  el año  2010,  el Ministerio de Salud,
reportó 47,500 partos  de  niñas  entre 10 y  19
años.  De estos,  8,300 fueron de  menores de 15
años.   Al ser madres a tan temprana edad, los estudios formales se
abandonan, en consecuencia, las oportunidades laborales se reducen y las
penurias económicas se multiplican.

Las jóvenes madres asumen para sí un
triple problema: biológico, psíquico y social.   Se afrontan 
peligros físicos que fácilmente pueden llevarle a la muerte. Están expuestas a
contraer enfermedades venéreas o Sida. Su salud se debilita. 

Entre las patologías más frecuentes,
las madres a temprana edad  contraen: Anemia y desnutrición, infecciones
urinarias, aumento de la presión arterial.  Además serias complicaciones
en el parto, pudiéndose dar la muerte por el síndrome metabólico a consecuencia
de un trastorno hipertensivo o bien, por falta de atención profesional. Los
riesgos para el hijo o hija son: partos prematuros, bajo peso al nacer y
mortalidad perinatal.

Para  nuestra sociedad,  el
aumento de una  población sin oportunidades de desarrollo físico o
intelectual. Por el bajo nivel  educacional,  puede que no haya
consciencia de  la forma  del cuidado de la  criatura en sus
primeros años de vida,  y  riesgo de  que el hijo  o 
hija,   repitan  el mismo patrón de fecundidad de la madre.

Para mayor información sobre el tema
sugerimos leer los documentos del Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva
OSAR

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER