Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Amar la libertad

Redacción
31 de julio, 2017

Ejercer el periodismo es maravilloso. Desde los años sesenta desde uno de los medios de comunicación de Guatemala pude tener ese contacto que me enseñó a amar la libertad. El periodismo permite a quien lo ejerce darle significado y definir en una acción todas las funciones del lenguaje que los intelectuales reservan por aparte para la literatura, para el conocimiento o para la gobernabilidad.

Sin embargo en la acción periodística se ejercen simultáneamente todas las funciones posibles del idioma y todas las formas de discurso en una sola expresión. Al reflexionar sobre la muerte de Jorge Palmieri, que además de las conocidas formas de lenguaje utilizaba el lenguaje escatológico que a muchos provocaba por lo mordaz, chabacano, excesivamente grosero, vulgar u obsceno para ser publicado y menos en un medio de comunicación.

Las acciones de los guatemaltecos son mucho más provocativas e influyentes que ese lenguaje escatológico que a todos afecta. El desgobierno de Guatemala, amparado en su pérdida de libertad y auspiciado en su ceguera por cuanto organismo internacional quiera meter sus narices en la libertad individual provoca acciones grotescas dadas en el Centro Juvenil de Detención Provisional  “Las Gaviotas” situado en  la segunda calle de la zona 13 de la ciudad de Guatemala. Menciono la calle porque desde ella arrojan constantemente bolsas conteniendo armas y municiones que caen en el patio del reclusorio y con ellas, con total impunidad los delincuentes asesinan impunemente impidiéndose a los policías poder disparar en defensa propia so pena de un proceso legal como sucedió a los agentes que desafortunadamente perdieron a dos de sus compañeros en una acción delictiva.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

El Ministerio Público ha potenciado su nivel de actividad, si hace algunos meses sus unidades de escena del crimen tenían que levantar un cadáver por cada acto delictivo ahora levantan tres y decenas de heridos sin que los delincuentes puedan ser sometidos al orden. Otro caso como el delincuente que al asaltar un bus urbano dispara a matar contra un policía y cuando este intenta repeler el ataque el delincuente le dice al agente que “la ley lo protege de tal forma que la policía solo puede disparar al aire pero el cómo delincuente tiene derecho a disparar a matar”.

La comparecencia o no del alcalde de la ciudad por supuestamente incitar a la violencia acapara mucho más la violencia política  para retirarle la inmunidad que los cientos de muertes que se cometen por la delincuencia en las calles de Guatemala.

Solo para un hecho delictivo, la estructura criminal utilizando una función del celular como una función particular de radiofrecuencia que les permite determinar  rutas de asalto, de escape y variables de control si aparece un inconveniente.

Creo que honrar la memoria de Jorge Palmieri es amar la libertad y tener el coraje de existir en medio de las condiciones más adversas en una Guatemala cuyo Estado cada vez es menos corrupto pero complejamente gangrenado.

República es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR