38° GUATEMALA
15/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La “nueva” normalidad

María Dolores Arias
10 de junio, 2020

El concepto de “nueva” normalidad puede representar más peligros que los que conlleva la pandemia COVID19.  Si la “nueva” normalidad implica que el gobierno va a estar dirigiendo nuestras vidas, nuestros negocios, nuestros fines y exigirá cada vez más sacrificios para “salvarnos” es preferible vivir en la “antigua” normalidad con incertidumbre, pero en libertad.

Los burócratas nos quieren vender como algo bueno para nuestras vidas, la “nueva” normalidad. Sin embargo ¿a qué se refieren con la “nueva” normalidad? ¿Es acaso la forma en que ahora hemos aprendido a usar la tecnología para interactuar y vencer barreras físicas? ¿Será al aprendizaje de nuevas formas de liderar y trabajar a distancia? ¿O será, acaso que hablan de todas las innovaciones que han hecho los empresarios para mantener sus negocios? 

La “nueva” normalidad, según los políticos y los burócratas, consiste en la intervención estatal hasta donde sea necesaria para proteger la salud de los ciudadanos; a tal grado que les impiden tomar decisiones sobre sí mismo con respecto a su tratamiento médico.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Consiste, además, en pedir sacrificios al ciudadano a fin de lograr lo que el burócrata considera el bien común, sin importar que esto implica violar el derecho individual.

La “nueva” normalidad, según los políticos y los burócratas, consiste en entregar su pasado, presente y futuro a quienes gobiernan con tal de “salvarlo” de esta enfermedad. Cuando consume sus ahorros para mantenerse a usted y a su familia porque le impiden generar sus ingresos, está entregando sus logros del pasado.  

Cuando no puede actuar acorde a su mejor juicio, cuando le obligan a acatar decisiones médicas sin su consentimiento, cuando debe cerrar su negocio, cuando despide o es despedido, cuando reduce sus operaciones o su salario para poder subsistir y pasa de vivir una vida con aspiraciones a sólo sobrevivir, está entregando su presente.

Cuando los diputados aprueban miles de millones en préstamos o en ampliaciones presupuestarias, cuando sabe que mucho de ese dinero se perderá en corrupción, cuando estos mismos diputados aprueban esclavizar a sus conciudadanos al hacerlos trabajar para brindar servicios sin recibir ningún pago a cambio, cuando le entregan un plan con fases de permisos para que se pueda ganar la vida, está entregando su futuro.

Aceptar esta “nueva” normalidad, como algo normal es inconcebible. Aceptar que ahora el gobierno tendrá más poder para controlar nuestras vidas es incompatible con una vida plena. ¿Es acaso la “nueva” normalidad gobernar usando el miedo de los ciudadanos para someterlos?

La “nueva” normalidad nos debe llevar a ser mejores como humanidad y como personas. La “nueva” normalidad nos debería de servir para apreciar lo bella que es la vida, lo mucho que amamos a nuestros valores, lo que apreciamos el contacto físico de quienes nos importan.  

La “nueva” normalidad no es vivir con miedo y menos al gobierno, la “nueva” normalidad no es sobrevivir sino florecer a pesar de las circunstancias. Lo que los políticos y los burócratas proponen no es una “nueva” normalidad sino una “nueva anormalidad”

@Md30

Facebook.com/Mda30 

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER