Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Desandar lo andado

Carolina Castellanos
22 de enero, 2021

Al nuevo presidente de Estados Unidos le tomó diecisiete firmas para acabar con igual número de acciones de su antecesor. Un “plumazo” cargado de ideología, en la mayoría de los casos, revirtió el rumbo que llevaba el país. No es primera vez que sucede y tampoco es el único país donde se dan estas cosas. Sin embargo, siendo una potencia económica de la cual dependemos, en mayor o menor grado, una gran cantidad de países, cualquier decisión tendrá beneficios o repercusiones para éstos.

La ideología es inseparable, cualquiera que ésta sea. El volver al acuerdo de París contra el cambio climático es, en mi opinión, una de ellas. Justificado o no, la razón que dio el presidente fue retomar el rumbo hacia la protección del ambiente. Para ello no se requiere ser parte de un costoso organismo en donde se firman acuerdos fantásticos que serán cumplidos, en mayor o menor grado, por los firmantes. La verdadera protección al ambiente viene de las acciones individuales de cada uno de nosotros, que trascienden hacia las grandes industrias que invierten en investigación y desarrollo. Reconozco que se ha logrado mucha conciencia ambiental, en alguna parte por estos acuerdos y por otra, por las propias empresas y ciudadanos.

La política migratoria es otro tema sumamente sensible y cargado de ideología. El presidente Biden ha ofrecido legalizar a más de once millones de migrantes ilegales. No sé si beneficiará a sus ciudadanos, quienes ya se ven afectados por esa masa migratoria que “les quita” las oportunidades laborales. Para Guatemala, México y otros países tendrá beneficios en cuanto al fin de la persecución de nuestros compatriotas y, posiblemente, un incremento en las remesas al recibir éstos mejores salarios por estar legalmente en Estados Unidos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

En el mismo tema, el presidente Biden puso fin a las limitaciones para viajar a Estados Unidos desde países predominantemente musulmanes y africanos. Sumado a esto, se detiene la construcción del muro fronterizo con México. Ojalá estos “desandares” no causen más daños que beneficios.

Me llama la atención la firma de un decreto que busca lograr la igualdad racial. Si un “plumazo” eliminara la discriminación, los habría por montones a nivel mundial.  Esto es un tema de educación y de formación humana. Ojalá ese decreto vaya acompañado de campañas masivas en contra de la discriminación. También de la persecución, justicia y castigo a los miembros de Black Lives Matter y Antifas. 

En cuanto a la pandemia, también está “desandando lo andado”. La obligatoriedad de usar mascarilla para los trabajadores federales me parece atinada. Adicionalmente, restableció la dirección de seguridad sanitaria global y biodefensa, algo que el ex presidente Trump había disuelto. Si esto es favorable o no, lo sabremos dentro de algunos meses. 

Seguramente habrá más retornos al pasado. Guatemala está muy cerca y es grandemente dependiente de la economía y situación política de Estados Unidos. Seguiremos recibiendo apoyo precisamente por esto. El cómo y cuándo es la pregunta.  

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR