Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Guatemala podría ser otro Singapur

Betty Marroquin
11 de noviembre, 2021

Requeriría momentos sin color y un liderazgo valiente y bien definido que no tenga miedo a tomar decisiones incómodas.

CODECA, CUC, CONIC, ActionAid y otros grupos derivados de los terroristas que causaron el conflicto armado interno de 36 años son los que se dedican a bloquear carreteras, a sabotear inversiones extranjeras y nacionales (minería, agro e hidroeléctricas). Los financían @USAIDGuatemala, los europeos (especialmente Noruega, Suecia, Holanda, Alemania, Francia y España) causando todos los problemas del país.

Si bien hay grupúsculos de militares y ex Pac manipulados por militares que fueron expulsados del Ejército unos, dados de baja otros, resentidos y desleales al país, estos atacan más que nada a las instituciones del gobierno y no se dedican a atacar la inversión. Me atrevo a pensar que esos líderes que manipulan a nuestros veteranos como lo vimos en el Congreso recientemente, podrían ser financiados por gente como Helen Mack, con tal de desprestigiar a la institución armada. Dinero que vendría de los mismos financistas mencionados.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Vemos acarreados bien pagados por ActionAid a través de la Fundación Turcios Lima y la Fundación Toriello, que protestan contra la minería. Por lo que sabemos de la zona del Estor, no son habitantes de esa área sino acarreados de otras zonas bajo control de las narco-guerrillas de Caal y Montes. Les pagan muy bien por causar problemas a los pobladores que sí quieren la minería y entienden es una fuente de empleo digno que deriva en prosperidad para la zona.

Estos acarreados son gente miope que alegan contra algo que ellos mismos usan y quieren. Porque dudo quieran volver a andar en taparrabo, no tener electricidad, ni teléfonos, ni algunas medicinas (todo eso depende de la minería). O sea, alegan contra la minería pero quieren que se explote.

¿Quién creen que tendría el dinero para apoderarse de las minas si las empresas que han invertido millonadas en eso se van? El Estado, obvio que no. Gana quien está detrás de quienes financian a estos bochincheros.

Y entonces me pregunto, ¿qué tendría que pasar en Guatemala para acabar con tanta irracionalidad? Y pienso en Singapur.

Singapur es uno de los 5 países más ricos del planeta. Acabaron con la pobreza a punta de fomentar inversión y empleo, no de subsidios y políticas populistas que ya se sabe que jamás funcionan. Hace apenas 50 años era una isla extremadamente pobre que no tenía ni siquiera agua potable.

Se requirió un líder con visión y rigidez que puso en cintura a todos los oportunistas y a los tontos útiles que querían arruinar la isla. Lee Kuan Yew fue el líder que ocupó el cargo de Primer Ministro por más de 30 años y es el artífice del llamado “milagro económico”. Se requirieron 30 años para enderezar ese barco que él describía como un “pozo negro de miseria y degradación”. Lo convirtió en un modelo capitalista con férreo control estatal en todo menos la economía.

Además de la miseria extrema, la isla afrontaba serios conflictos raciales entre la población de origen malayo, con los inmigrantes chinos. Afrontaba también la amenaza insurgente (terrorista) comunista y la tensión militar entre Indonesia y Malasia. Y no es un país con la fertilidad de los suelos ni la riqueza mineral, flora y fauna que tiene Guatemala.

Al igual que Guatemala, se encuentra en un punto estratégico de su área. Cuenta con mano de obra industriosa que en esos entonces era tan ignorante como la nuestra hoy en día. Tenía altos niveles de corrupción que limpió poniendo penas capitales, pero no politizó la administración de justicia. Gobierno pequeño pero fuerte, disciplinado, que no gastaba en cosas superfluas ni en subsidios a lo que podía resolverse liberando el mercado que atrajo tanta inversión. Reglas claras y concisas, lógicas, además de fuerte inversión en capital humano.

En vez de tener Ministerios que se gastan más del 60% de su presupuesto en temas administrativos (prebendas impuestas por abusos de sindicatos obtusos, corruptos y aprovechados), Singapur invirtió en vivienda, educación, seguridad y salud. Y punto. Los Ministros tienen prohibido realizar cualquier actividad comercial y son fiscalizados al entrar y al salir del cargo, pero son bien remunerados. Sólo gente con visión de país entra a los cargos.

Lee Kuan Yew supo poner el bien de su país por encima de sus propios intereses y se supo rodear de gente fuerte y determinada como él, que no lo traicionaron, no se vendieron y se comprometieron en su visión por un país próspero. Pero no toleró contradicciones, no toleró sublevaciones, no toleró irracionalidades. Los derechos humanos deben ser aplicados con lógica.

Que lindo sería si Guatemala pudiese ser otro Singapur… teniendo la riqueza humana y natural que tenemos, sólo sería cuestión de voluntad.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR