17° GUATEMALA
13/08/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Opinión
Opinión
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Reclutamiento de deportados por maras en Centroamérica: más complejo de lo que parece

Melanie Müllers
22 de septiembre, 2021

Los altos niveles de deportaciones de los Estados Unidos continúan aumentando a los integrantes de las maras en Centro América, porque los deportados no están integrados a la sociedad, a menudo no pueden trabajar y enfrentan una fuerte discriminación por sospecha de ser pandilleros, en parte como resultado de la retórica estadounidense. Se sabe que las maras en El Salvador buscan a los migrantes que son deportados, tienen organizado el transporte desde el aeropuerto de San Salvador y los enlistan para el reclutamiento forzoso. Se sabe de algunos casos de retornados, que fueron secuestrados y asesinados pocas horas después de su llegada y sus cuerpos fueron encontrados en la carretera de Comalapa, tramo que une a el aeropuerto con San Salvador. Dicha focalización es facilitada por redes de pandilleros estadounidenses, incluidos aquellos en centros de detención, que monitorean e informan a los superiores sobre las personas que han identificado que regresarán a su país de origen. Los líderes incentivan la violencia para demostrar lealtad y ascender en las filas. Los deportados por lo tanto, objetivos ideales.

Las pandillas no son las únicas instituciones que se dirigen a los migrantes deportados. La policía y los grupos aliados han sometido a los deportados a daños que van desde hostigamiento hasta ejecuciones extrajudiciales. La Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador, que tiene 28.000 agentes para vigilar a una población de 6,5 millones, se ve superada en gran medida por las pandillas y ha recurrido a medidas extraordinarias que los defensores de los derechos humanos han criticado como ilegales. En El Salvador, un programa establecido por una ley de 2017, el Decreto 717, obliga a la policía a monitorear a los deportados que tienen antecedentes criminales o que visitan y viven en áreas frecuentadas por pandilleros. Estos deportados deben registrarse periódicamente con la policía. Los deportados sospechosos de tener vínculos con pandillas han informado de haber sido acosados ​​o amenazados por la policía; a menudo, hacerse un tatuaje o usar palabras en inglés es suficiente para indicarle a la policía que un deportado probablemente sea miembro de una pandilla. Las asociaciones de inteligencia entre los Estados Unidos y los gobiernos regionales, incluido el programa de intercambio de información de antecedentes penales, proporcionan el historial de investigaciones criminales, arrestos y detenciones de los deportados, así como datos biométricos, lo que facilita su seguimiento por parte de la policía y cualquier banda criminal, que puede haber infiltrado o comprado.

Existe evidencia de que las pandillas se han infiltrado en las fuerzas de seguridad en El Salvador. Datos del Ministerio de Defensa salvadoreño muestran que entre 2005 y 2015, 435 miembros de las fuerzas armadas, 39 cadetes de policía y nueve oficiales en activo fueron destituidos por ser pandilleros, y los números aumentaron con el tiempo. Varias investigaciones han revelado casos de agentes de policía que trabajaban como sicarios para pandillas o en relación con robos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Sin embargo, desde la perspectiva de las pandillas, cualquiera que viva en los barrios centroamericanos en los que operan está bajo su dominio, puede verse obligado a prestar algún tipo de servicio. Esto puede incluir dar pagos por extorsión, así como proporcionar información, albergue, transporte o verse obligado a desempeñar un papel más activo en actividades delictivas.

Es necesario en Guatemala, estrechar la coordinación interinstitucional con organizaciones que representen al sector público, sector privado, sociedad civil, cooperación internacional y municipalidades, para una mejor atención del retornado. Fomentar la inclusión social y laboral para migrantes deportados en Guatemala.  Debemos dejar de ver la deportación como un problema y por el contrario, convertirla en una oportunidad.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER