15° GUATEMALA
02/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Dónde quedó la moral humana en el hundimiento de Villa Nueva?

Deberíamos de aumentar la resiliencia relacionada con las actividades humanas que tienen la propensión a aumentar o disminuir la probabilidad o el alcance potencial de un desastre.

moral
Melanie Müllers |
04 de octubre, 2022

El día de hoy mi deseo es  profundizar sobre la responsabilidad moral humana por la manera de actuar en los desastres naturales. A menudo hay una contribución causal humana a los resultados negativos, incluso de desastres naturales tan paradigmáticos como hundimientos, terremotos, tifones y erupciones volcánicas. En los casos de responsabilidad moral por los resultados de los desastres naturales, la responsabilidad moral se basa en negligencia culposa, incluida la incapacidad culposa para prevenir los efectos secundarios de nuestras acciones u omisiones.

El análisis de las responsabilidades morales cubre problemas éticos de socorro en casos de desastre, investigación durante desastres, cuestiones de asignación de recursos y muchos otros temas que a veces se resumen en la bioética.  La bioética (del griego bios: vida y ethos: valores y reglas de comportamiento en los actos humanos) es la disciplina que estudia y analiza los problemas éticos de la vida. Es una construcción individual y colectiva sobre el desarrollo humano y social, fundamentada en la razón, los derechos humanos, la apertura comunicativa, el respeto a la diferencia, la solidaridad, la concertación ciudadana y la igualdad de derechos y deberes que propende por la defensa de la vida, la dignidad, la equidad y el desarrollo de la democracia. 

¿Podemos alguna vez ser justificadamente considerados moralmente responsables por los resultados de los desastres naturales? Y si es así, ¿cuál es la naturaleza de tales atribuciones de responsabilidad y por qué son importantes? Los desastres naturales parecen estar firmemente fuera del orden moral. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Existen limitaciones de una distinción estricta entre desastres naturales y provocados por el hombre: a menudo hay una contribución causal humana a los resultados negativos incluso de desastres naturales tan paradigmáticos como los hundimientos, derrumbes, terremotos, los tifones y las erupciones volcánicas.  Aunque los desastres naturales ya no se entienden, al menos por la mayoría del mundo, como respuestas justificadas de poderes sobrenaturales a la maldad humana, los desastres naturales todavía pueden verse como pertenecientes al dominio de la moralidad, aunque en un sentido diferente. No como castigos divinos por las maldades de la humanidad, sino como algo que al menos a veces puede ser agravado o aliviado por decisiones humanas. Una vez que se reconoce que los seres humanos pueden estar en condiciones de ejercer influencia en los resultados de al menos algunos desastres naturales, se abre un espacio para la evaluación moral de las acciones de los involucrados.

Jean-Jacques Rousseau, en su carta a Voltaire del 18 de agosto de 1756, en la que analiza el “Poema sobre el desastre de Lisboa” de Voltaire, escribió lo siguiente:

Difícilmente fue la naturaleza la que reunió allí veinte mil casas de seis o siete pisos. Si los residentes de esta gran ciudad hubieran estado más uniformemente dispersos y menos densamente alojados, las pérdidas habrían sido menores o quizás ninguna. Todos habrían huido al primer susto, y los habrían visto dos días después, a veinte leguas de distancia y tan felices como si nada hubiera pasado. [..] Para mí, veo por todas partes que las desgracias que la naturaleza nos impone son mucho menos crueles que las que nos place añadir (Rousseau, 1756).

Deberíamos de aumentar la resiliencia relacionada con las actividades humanas que tienen la propensión a aumentar o disminuir la probabilidad o el alcance potencial de un desastre. Por ejemplo, los deslizamientos de tierra son más probables si la deforestación ocurre en las laderas de las áreas montañosas, reforestar o fortalecer artificialmente las laderas puede, por el contrario, disminuir la probabilidad de deslizamientos de tierra. Este tipo de resiliencia debe incluir la resiliencia comunitaria, entendida como la capacidad de las personas y comunidades para hacer frente al impacto del desastre.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER