Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

La falacia favorita de los totalitaristas

.
Warren Orbaugh |
23 de enero, 2024
El contenido en la sección de Opinión es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la postura o la línea editorial de República.
 

Los de mentalidad totalitarista, como los socialistas y fascistas no respetan en lo más mínimo tus derechos individuales. Pretenden obligarte a vivir la vida como a ellos se les antoja. Según ellos debes pensar lo que ellos manden. Debes decir lo que ellos te permiten. Debes ser obediente en todo sentido.

¿Cómo es eso que hay ciudadanos que valoran su independencia y buscan sus propios intereses sin considerar nuestro futuro común? Pregunta indignado Antonio Guterres, el Comisario jefe y director de las “Naciones Unidas Centralizadas”, en DAVOS.

¿Cómo es que te atreves a tener un vehículo privado para transportarte? Hay que proteger el ambiente, así que ya no debes tener vehículo propio y caminar o usar el transporte público.

¿Cómo es que pretendes comer arroz si su cultivo contamina el ambiente porque produce metano? ¿Y pescado? Preguntan los imbéciles socialistas del “nuevo orden” en DAVOS. Se inventan un nuevo término: ecocidio. ¿Y qué significa ecocidio? Que los empresarios que están tratando de hacer dinero por medio del cultivo de la tierra, la pesca en ríos, lagos y mares, produciendo energía y esas cosas, deben ser arrestados por ecocidio, ergo, violar los “derechos” del espacio ecológico.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

¿Cómo es que te atreves a expresar tu opinión? Tu opinión puede ser una amenaza para la seguridad nacional. Así que ellos te dirán cuales son los hechos correctos.

Si cuestionas los resultados de las elecciones, entonces eres una amenaza a la seguridad nacional. Si pretendes que se respeten tus derechos individuales, entonces eres antidemocrático. Si defiendes la constitución y leyes de tu país, entonces no sólo eres una amenaza contra la democracia y la seguridad nacional, sino que se hace necesario que te reprendan poniéndote en una lista negra para desprestigiarte, la Lista Engel. Si insistes en hacer valer tus derechos y la ley, te quitan la visa. Si aún así no te han doblegado, te sancionarán económicamente cerrándote las puertas en la banca internacional.

¿Qué tienes derecho a un juicio justo? ¿Qué nadie debe ser condenado sin haber sido vencido y probado culpable en las cortes? A estos tiranos democráticos les importa un bledo tus derechos. La ley les vale madre. Son déspotas.

Pero su ad hominem favorito: «Eres antidemocrático», con el que pretenden callarte, no es mentira si en realidad defiendes el Estado de Derecho. Porque la república o Estado de Derecho es un sistema de leyes, constitucional, donde nadie está por encima de la ley. Lo que protege la república es tu libertad política. Es decir, te protege tu facultad de poder actuar de acuerdo con tu mejor juicio, te protege tu autodeterminación, por medio de leyes e instituciones capaces de implementarlas, te protege de aquellos que quieran someterte a su voluntad arbitraria.

La democracia es un sistema despótico que pretende, como ya te habrás dado cuenta, anular tu autodeterminación, obligándote a obedecer la voluntad arbitraria de otros. La ley no les importa. Lo único que valoran es el control sobre los demás. Quieren manejarte a su antojo. Te quieren obediente y no deliberante.

Así que, cuando pretendan callarte acusándote de antidemocrático, responde:

«Sí, soy antidemocrático. Lo que defiendo son los derechos de los individuos. Defiendo la libertad. Soy republicano. Y a mucha honra.»

 

El autor de esta columna es Warren Orbraugh.