17° GUATEMALA
13/08/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Opinión
Opinión
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Bloqueo podría ocasionar desabastecimiento y pérdidas

Redacción
10 de enero, 2014

Los manifestantes muestran desde ayer su rechazo al cobro de US$18 que se les pide por una revisión con escáner. En la carretera que conduce de la aduana Pedro de Alvarado (Guatemala) hacia El Salvador está parado el transporte pesado en ambos lados y solo está habilitado un carril en medio para tránsito liviano.

El paro fue convocado por el Consejo Centroamericano de Carga, luego de reunirse con autoridades de El Salvador y no llegar a un acuerdo.

También miembros de la Asociación de Transporte Internacional han mostrado su descontento pues además señalan que el cobro lo hacen las autoridades de aduanas del vecino país a vehículos con carga y sin ella, con el argumento de que es por la revisión con rayos X; sin embargo, en algunos pasos fronterizos ni siquiera existe el equipo necesario.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA

El Ministerio de Hacienda de El Salvador defendió ante medios de comunicación locales, que ese pago no es por el uso del nuevo sistema de escaneo no invasivo, sino por todo el proceso en aduanas, desde entrega de declaración hasta despacho.

Otro argumento de los inconformes, es que en otros países de la región existe esa tecnología de revisión, pero no se cobra, por lo que no están dispuestos a pagar la tasa.

La Federación Centroamericana de Transporte (Fecatrans), en declaraciones a los medios advirtió que los efectos negativos de la medida impactarán a importadores de Centroamérica porque el 85% del comercio regional pasa por ese país, además de que circulan unos mil 400 vehículos de carga a diario, y ahora en protesta permanecerán parados en los principales puntos de acceso a ese país.

Los pasos en las aduanas de La Hachadura, Anguiatú, El Poy y El Amatillo estarán bloqueados, aún para los importadores salvadoreños, y podría llegar a desabastecer ese mercado en pocos días.

Las medidas de hecho afectan a los importadores de toda la región porque la carga no llega en tiempo y podría incluso provocar pérdidas de contratos por incumplimiento de entrega. Se calcula que cada día de paralización las pérdidas oscilan en US$250 por contenedor.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA