24° GUATEMALA
29/11/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Cuánto gastó el gobierno en cinco meses?

Allan Martinez
07 de junio, 2016

El Gobierno registra una ejecución presupuestaria del 33.08 por ciento hasta mayo, según el Sistema de Contabilidad Integrada, (SICOIN), lo cual es aceptable, según analistas consultados.

Sin embargo, los expertos coinciden en que no importa lo desembolsado, sino la calidad del gasto y el beneficio real de desarrollo obtenido por la sociedad guatemalteca.

Alejandra Cardona, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), expresó que “la ejecución presupuestaria es solo un indicador, pero no refleja la calidad de gasto. Mejorar la calidad significa revisar los movimientos internos de las instituciones y ver de qué manera se están asignando los recursos”.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA

Pedro Prado, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), comentó: “La noción es que a medio año se debería llevar un 50 por ciento del presupuesto ejecutado, pero eso no es así porque el Estado eroga por concepto de pago, por ejemplo, prestaciones, pago de bono 14 o una parte del aguinaldo al final de año”.

Esa percepción se aplica al caso del Ministerio de Desarrollo, el que según el SICOIN, lleva un porcentaje de 5.19 por ciento de ejecución presupuestaria. El ministro José Moreno mencionó, en la discusión de Presupuesto Abierto 2017, que la baja ejecución se debe a una reingeniería realizada en la institución para mejorar la gestión y ejecución de los programas sociales.

Otro de los ministerios es el de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda, cuyo porcentaje de ejecución es del 12.82 por ciento. La causa de ello, según el ministro Aldo García, es que la mitad del presupuesto se ha usado para pagar deuda y será en estos días que publicarán licitaciones para construcción y mantenimiento de carreteras.

Ahorro y contención de gasto son vitales

La contención del gasto público funciona siempre y cuando se proteja el gasto público social que es prioridad para no afectar los recursos aprobados. “La contención de gasto ha sido clave porque si se da una mala decisión económica, las prioridades del Gobierno, educación, seguridad y salud, pueden peligrar, y son promesas del presidente Jimmy Morales”, subrayó Prado.

Para Jorge Lavarreda, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), es positivo el ahorro en Gobernación y si ese ministerio reducir su gasto y presupuesto, las demás carteras deberían hacerlo. “Los recursos siempre van a ser escasos, pero si en esa cartera pudieron hacer ahorros y tener resultados en tan poco tiempo, así como la SAT, se debería hacer en las demás instituciones“, recalcó.

Los analistas consideran que aunque los programas financieramente avancen, eso no dicen mucho en relación con las prioridades de la población, que es la cobertura de los servicios, la calidad y sobre todo los resultados en los indicadores de desarrollo. Es fundamental, dicen, que los monitoreos en campo por parte de organizaciones sociales, sean regulares y solo así se verán avances.

“En la discusión del Presupuesto Abierto todo se centra en los montos, pero no se está discutiendo qué se espera lograr de diferente. Los procesos en general se han complicado por la corrupción y eso puede explicar un poco cuando se privilegia un gasto sobre otro y la contención“, apuntó Lavarreda.

Urgen mecanismos de monitoreo

Para Lavarreda es clave exigir resultados de esa ejecución financiera. “Esa es la información que hay que demandar de las entidades. Se cree que porque lleva el menor porcentaje de ejecución es malo y el que ha gastado más su presupuesto es bueno, eso no es así. No es que tenga que ir forzosamente la ejecución pareja. Lo más importante es qué resultados están logrando y esa información escasea y es lo que hay que exigir”.

La visión de Cardona es que la información del presupuesto es superficial y que se necesitan controles más específicos, incluso forjar una nueva mística institucional.

“Para hacer una asignación eficiente del presupuesto se necesitan sistemas de información y vigilancia, dónde está ubicada la gente, sus horarios y asistencia y qué hacen. Estos son solo presupuestos inerciales que no tienen sentido de planificación y eso dificulta darle seguimiento a la ejecución presupuestaria para que de verdad haya calidad de gasto. Se necesita una revisión interna institucional para mejorar los procesos“, finalizó.

También puedes ver:


SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA