Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Conozca el recinto de Xela en donde se añeja el Ron Botrán

Redacción República
10 de septiembre, 2016

Esta sería la primera vez que la Casa Botrán abre sus puertas a la prensa nacional. El recorrido por el lugar traslada al visitante a un viaje de aromas, remembranzas y procesos de degustación que representan un lujo para los sentidos.

Ubicada en La Esperanza, Quetzaltenango, en las instalaciones de este recinto funciona un museo, cuyo recorrido traslada a los visitantes a la historia y de experiencias sensoriales que muestra el por qué Guatemala está entre los mejores fabricantes de rones en el mundo.

La historia de esta fábrica se remonta a 1893, cuando cinco hermanos Venancio, Andrés, Felipe, Jesús y Alejandro Botran, hijos de Andrés Botran García y Paula Merino Requejo, dejan Burgos, España y llegan a Guatemala.

Análisis mensual de CABI Analytics, artículos de análisis económico negocios y sector empresarial. Recibe en tu mail cada mes

La visión de los hermanos les permite implementar en 1940 una industria licorera (basada en condiciones climáticas, altura sobre el nivel del mar, lugar específico y sistema de añejamiento) para producir un ron inconfundible.

Los maestros roneros

Don Pedro Lancho Moreno fue contratado en 1950 como el primer Maestro Ronero de la industria que iniciaron los hermanos Botrán Merino. Seis décadas después hay tres guardianas expertas en cata y mezcla en Casa Botrán, se trata de Magda de Reyes, quien tiene 25 años de trabajar en la Industria Licorera Nacional, Jazmín Chapetón y Lesly Taracena, jóvenes con la misma profesión de la primera.

El recorrido no pudo estar en mejores manos, Isabel Merino, Brand Ambassador de Casa Botrán, explicó cómo se da el proceso de añejamiento en las barricas que albergaron antes whisky americano o vinos de oporto y jerez.

¿Cuál es el secreto?

Además de la combinación y procesamiento de la miel virgen de la caña de azúcar (proveniente del Ingenio Tululá, Retalhuleu), la pureza y proceso de añejamiento se basa en métodos naturales y antiguos, esto para no alterar la calidad del producto que llega a las manos del consumidor.

Para muestra, el ensamblaje de las barricas utiliza vapor y la fuerza de los trabajadores para no alterar el producto. Este se resguarda en un bodega cuya construcción la hace un hábitat natural de baja temperatura que también es clave para el proceso de añejamiento.

¿El resultado final?

Un ron cuya pureza, sabor, combinación y aroma le dará placer a sus sentidos. Vea esta galería:

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR