Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Un tuit que se convirtió en un flechazo de amor

Edgar Quiñónez
14 de febrero, 2020

Las cartas perfumadas han pasado a mejor vida. Cada vez es más frecuente escuchar que dos personas se conocieron en internet o por medio de alguna aplicación.

La tecnología ha dado pie a que algunas personas se enamoren e incluso después de algún tiempo de interacción, lleguen al matrimonio.

Pero si tienes alguna duda de que el amor se pueda dar por medio de redes sociales, esta historia te hará cambiar de opinión. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Carlos José Medizábal Klée y Alexandra Marroquín Cabrera, ambos de origen guatemalteco, se conocieron por Twitter a finales de 2011.

Después de casi dos años de noviazgo, se casaron en 2013. En la actualidad tienen dos hijos a los que ambos consideran una bendición.

Carlos nunca imaginó que un tuit se convertiría en un flechazo de amor que apuntaría directo a su corazón.

Tuiteó y así empezó todo…

Carlos: “Mi historia de amor comienza en Twitter. Tengo más de 10 años de utilizar esta aplicación. Empecé a usarla cuando estaba de moda escuchar radio en línea y los Miércoles de Cumbia”, recuerda.

“Un día estaba escuchando un programa de radio y las personas que estaban entrevistando en la cabina dijeron que irían a este evento”, recuerda Carlos.

“Nunca había ido a un Miércoles de Cumbia, pero al escuchar que este grupo de personas asistiría, tomé la decisión de ir”, añade.

Además, a partir de ese programa se convirtió en seguidor de Twitter del grupo que incluía a su esposa Alexandra.

Así fue como empezaron a interactuar. La química fluía, pero el Tweet que detonó todo fue uno en el Carlos reveló que se consideraba de la “generación Timbiriche”.

Llegó el momento en el que de tanta interacción, Carlos decidió arriesgarse y conocer a Alexandra en persona.

Las redes sociales los unen

Para Carlos la primera cita fue mágica e inolvidable. Él tenía un evento importante en su trabajo y ella estaba por irse de viaje.

“Las cosas pasaron porque tenía que pasar“, comenta Carlos.

Alexandra estuvo fuera del país durante cuatro días y en ese tiempo la comunicación fue ininterrumpida. Esto provocó que a su regreso iniciaran un noviazgo.

“Los dos estábamos seguros de lo que sentíamos y de que era el momento adecuado”, comenta.

Carlos considera a Alexandra una mujer directa y sincera. Lo primero que le impresionó fue su sonrisa. El noviazgo fue estable, lo que los llevó a jurarse amor eterno.

Foto República: cortesía Carlos Medizábal.

Un sueño en la nube

Carlos siempre ha considerado a su familia como una mezcla entre tradicional y moderna porque “nos hemos adoptado al paso del tiempo”.

“Es la familia que soñaba, nunca me imaginé tener un matrimonio como el que tengo. Estoy feliz con la relación que tenemos. Si me pongo a pensar de cómo conocí a mi esposa, nunca imaginé que iba hacer a través de redes sociales.”

Foto República: cortesía Carlos Medizábal.

El amor en línea

El 15 por ciento de los adultos estadounidenses ha utilizado aplicaciones móviles o páginas web para relacionarse, de acuerdo con el estudio Online Dating and Relationships, del Pew Research Center, 1.

A diferencia de hace algunos años, 20 por ciento de las parejas que se han casado en años recientes, han conocido a su cónyuge en línea.

El 66 por ciento de las personas que usan internet para citas ha salido con alguien que conocieron en un sitio o aplicación.

Además, el 23 por ciento reportó que conoció a su esposa o a una relación duradera a través de esas plataformas, indica el estudio.

También te puede interesar:

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR