Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Juan Carlos Paiz: “Es increíble la solidaridad que vemos en el sector privado”

Glenda Sanchez
07 de abril, 2020

“Es increíble la solidaridad que vemos en el sector privado y nuestros fiduciarios. Todos los días hay personas que llaman para ofrecer ayuda, equipo, espacios. Eso muestra que Guatemala está unida en esos momentos difíciles”, manifiesta Juan Carlos Paiz, presidente de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa).

Asegura que más de 130 personas y empresas han entregado donativos a la fundación. Ayuda que ha sido trasladada al Gobierno para controlar la crisis causada por la pandemia en Guatemala.

“Estamos justo en el centro de la tormenta que afecta a todo el mundo y Guatemala. Por eso trabajamos diferentes roles. Desde hace un mes empezamos con el tema de las pruebas para coronavirus y justo ayer (lunes) se entregaron las primeras 6 mil. Creemos que llegaron justo cuando el nivel de inventario estaba muy bajo”, explica Paiz.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Pruebas y solidaridad

Resalta que una de las persona que ayudó con el tema de las pruebas fue Salvador Paiz.

“Salvador trabajó hasta 16 horas diarias las últimas semanas en buscar una solución a un problema que se venía venir”, dijo Juan Carlos Paiz.

Explica que el proceso de recaudación se hizo en menos de doce días, y luego requirieron ocho días más para importarlas desde Corea.

“Sabemos que las pruebas son solo uno de los frentes para la crisis, pero hay un sector privado que apoya la gestión pública”, añade.

Paiz emocionado cuenta que durante una reunión con el Presidente, observó todos los cheques de la ayuda que está entregando el sector privado.Calcula que esa colaboración suma unos Q100 millones.

“Es espectacular la unión que tiene el pueblo de Guatemala”, agrega.


Entrega de alimentos

Juan Carlos Paiz menciona que otro de los aportes es brindar raciones de alimentos a los más de mil 300 voluntarios que trabajan en el Domo Polideportivo, armando las 200 mil cajas de alimentos que se entregarán a las familias que lo necesiten, alimentos que también fueron donados por el sector privado.

Cuenta que las personas desde sus casas preparan las raciones de comida para entregarlas a tiempo a los voluntarios.

“Por ejemplo, los dueños de la empresa Granja Azul, desde su casa, preparan sándwich desde hace tres semanas”, afirma.

Respira y agrega: “Es una tristeza la tragedia, pero se ve que Guatemala tiene una oportunidad, Hay confianza para construir, somos un país diferente que no tiene igual en Centroamérica”.

El empresario detalla que hay personas que han tenido malos años y este aún es peor, pero a pesar de esa situación ponen a disposición lo que tienen para sacar adelante al país.

Resalta que esta solidaridad es una ayuda silenciosa de héroes anónimos que hay en Guatemala.

“El país tiene una gran fuerza que no la veo en El Salvador. Este país tiene ese grupo de empresarios que es de quitarse el sombrero, porque han sacado adelante a la nación. Recuerdo que todo esta coordinación y apoyo se escuchaba desde el terremoto”, afirma.

Apoyo indispensable

Paiz considera que es importante el apoyo del sector privado en la crisis porque como el problema es mundial. Todos tienen inconvenientes para mandar víveres y se les dificulta ayudar a otros países.

Aclara que la comunidad internacional los ha ayudado con contactos para hacer las compras y ver qué productos están disponibles.

“Dinero de fuera no hay. Estamos solos los guatemaltecos en esta crisis. El gobierno era nuevo y no podía ejecutar y no tenía disponibilidad en tan corto plazo. El sistema para traer las pruebas en una semana y comprar las seis mil pruebas. Es realmente usar al sector privado para lo que sabe hacer, para conseguir los mejores precios”, dijo.

Agregó que el abastecimiento de las pruebas no ha sido fácil, porque hay muchos países que las requieren.

“Como le repito, esta solidaridad es una ayuda silenciosa de héroes anónimos que hay en Guatemala“, concluye Juan Carlos Paiz.