16° GUATEMALA
17/11/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Una mano amiga que se extiende para que los sueños se hagan realidad

Redacción República
13 de junio, 2014
Suena el timbre que indica recreo y de inmediato se escucha los gritos de alegría de los niños que se apresuran a salir de los salones de clase para encontrarse con sus amigos y empezar a jugar. 
En cada rostro puede verse inocencia, lo que siempre caracteriza a los pequeños, a quienes se les ve sonrientes yendo de un lugar a otro. 
De repente las miradas se centran en Diego, un pequeño de ocho años de edad, que se prepara para entonar un canto, pero el niño no estará solo en su hazaña. Llama la atención que sus compañeritos lo rodean para hacer el coro de la canción ‘Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros…’ 
Diego Mazariegos y sus amigos tienen algo en común: comparten el mismo techo, una casa pintada de azul y blanco ubicada en la colonia Santo Domingo, Puerta Parada Cristo Rey, carretera a Santa Catarina Pinula. El lugar que cada día durante cinco horas es su segundo hogar: su escuela. 
La mayoría de esos niños estaban destinados a tener que trabajar en lugar de estudiar, debido a los escasos recursos de su familia. Incluso ni siquiera tenían la oportunidad de ir a un establecimiento público, ya que por ayudar a sus papás algunos debían acompañarlos al campo a trabajar, otros tal vez tenían que hacerlo con una caja de lustrar zapatos. 
Pero ahora ya no tienen que abandonar sus estudios, sino además de asistir a una escuela, pueden disfrutar a plenitud de su niñez, ya que un grupo de personas se interesó en ayudarlos a salir adelante y en que puedan llegar a cumplir sus sueños de ser doctores, arquitectos, abogados, ingenieros, artistas o escritores. 
Sin importar cuál sea la profesión que quieren ejercer cuando sean grandes, los niños de la aldea Santo Domingo reciben la ayuda de ‘Mano Amiga’, la organización sin fines de lucro que busca el bienestar de cada uno de los infantes, ese mismo nombre lleva la escuela donde reciben sus clases 
Más allá de un lápiz y un cuaderno donde escribir, decenas de niños también tienen la oportunidad de descubrir otros horizontes, como aprender otro idioma o usar una computadora, algo que nunca imaginaron hacer. 
Mano Amiga, creadora de oportunidades 
En 2008, la organización no lucrativa ‘Mano Amiga’ se instaló en la aldea Santo Domingo, Puerta Parada Cristo Rey, camino a Santa Catarina Pinula, con el objetivo de brindar ayuda a las familias de escasos recursos que viven allí. 
‘Más que un proyecto, la organización es creadora de oportunidades para las personas necesitadas’, expresa Alejandro Arango, director de Mano Amiga, la escuela primaria. 
El entrevistado cuenta que gracias a las donaciones que reciben, pueden brindarles a los niños atención en otras áreas para mejorar su condición de vida. Como recibir terapias con psicólogos para que rindan en sus estudios. Asimismo, trabajan con programas de salud para que los menores sean atendidos, principalmente por problemas de desnutrición, ya que de los 140 niños que ayudan, 40 de ellos necesitaban nutrirse. 
Además, los niños también reciben clases de música y han aprendido a tocar instrumentos como el violín, el chelo y el contrabajo. ‘Diecisiete alumnos  pertenecen al Sistema de Orquestas de Guatemala’, dice muy contento Alejandro Arango, ya que enfatiza que los infantes han aprendido a desarrollar diferentes destrezas. 
El director de ‘Mano Amiga’ también relata que los alumnos reciben clases de inglés y computación, para complementar sus estudios.

‘El 80% de la ayuda es de amigos y familiares de los integrantes de la organización’, recalca el profesional. 

Y expresa que también ha sido fundamental el apoyo de personas particulares que creen en el proyecto y en la educación de los niños necesitados. Recuerda que en enero de 2013, la organización estuvo a punto de terminar, pero gracias al programa de padrinaje pudieron restablecer el proyecto y continuar ayudando a decenas de niños de escasos recursos de la aldea Santo Domingo, Puerta Parada Cristo Rey. 
Guatemala, el segundo país de Centro América que cuenta con ‘Mano Amiga’. 
Hace 50 años fue creada en México la organización ‘Mano Amiga’, desde entonces su visión ha sido expandirse por todo el mundo y actualmente tiene sedes en varios países de Latinoamérica, entre ellos, Chile, Argentina, Venezuela y Colombia. 
De la región Centroamericana, Guatemala es la segunda Nación que cuenta con Mano Amiga, por ahora el proyecto solamente se encuentra la aldea Santo Domingo, pero el sueño de los creadores del proyecto en nuestro país, es llevar la ayuda a todas las áreas marginales del área urbana para que más niños reciban educación. 
‘La meta es comprar un terreno para construir nuestras propias instalaciones y ya no alquilar. Queremos que haya un espacio donde los niños estudien secundaria y bachillerato, para que puedan llegar a la universidad y encuentran grandes oportunidades laborales’, concluye Alejandro Arango.
SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER