Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Foro Penal denuncia 390 presos políticos en Venezuela

Edgar Quiñónez
28 de enero, 2020

Venezuela cuenta actualmente con un total de 390 presos políticos, entre ellos 121 militares y un menor de edad.

La mayor cifra de toda América, según datos de la ONG local Foro Penal que han sido ratificados por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Foro Penal, que se dedica al seguimiento de la población penitenciaria en Venezuela, manifestó preocupación.

La organización confirmó que hasta el 27 de enero había 390 presos políticos, de los cuales 371 son hombres y 19 son mujeres.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

A esas cifras se añaden, 269 civiles y 121 militares; mientras que por edades, son 389 adultos y un adolescente.

Definitivamente Venezuela es el país con la mayor cantidad de presos políticos en América”, dijo Alfredo Romero, director de Foro Penal, en Twitter.

A este respecto, ha enfatizado que “supera más de tres veces la cantidad de presos políticos en Cuba”.

Según un reciente informe de Prisoners Defenders y Civil Rights Defenders es de 126.

Romero ha destacado “la cantidad de indígenas que tuvieron que huir del país como consecuencia de la persecución política”.

Solo en la frontera con Brasil, “contabilizamos más de 900 indígenas pemones que tuvieron que huir del país”. Esas fueron las declaraciones de la organización al portal de noticias Caraota Digital.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha “certificado” vía Twitter la lista de presos políticos elaborada por la organización venezolana, algo que suele hacer.

No obstante, Romero ha subrayado que esta cifra puede cambiar rápidamente porque cuando difunden un nuevo dato de presos políticos se produce el “efecto de puerta giratoria”, es decir, que por un lado se libera y por otro se detiene a “perseguidos políticos”.

Venezuela: una crisis de nunca acabar

El populismo ha sido una realidad en los países de América Latina. Este fenómeno ha ayudado a convertir a Venezuela en lo que es hoy.

Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos presentó en 2019 un informe sobre la situación de Venezuela.

El populismo

Según autores como Ernesto Laclau, el populismo surge en el momento en que una facción de clase necesita apelar al “pueblo” contra una ideología.

Los movimientos llamados populistas se dirigen al “pueblo” y no a determinadas clases, grupos, profesionales o intereses.

Algunos regímenes populistas que han marcado la historia fueron los antiguos del S XIX en Rusia, los cuales marcaron patrones y tradiciones para el resto del mundo replicando sus rasgos en América Latina dónde se heredaron tradiciones europeas y norteamericanas.

  1. Sistemas autoritarios
  2. Clientelismo
  3. Valores anticapitalistas
  4. Símbolos nacionalistas
  5. Personajes carismáticos
  6. Caudillismo
  7. Campañas políticas que suelen exaltar a las masas, al pueblo.

Torcuato di Tella, autor que ha hecho referencia a este término, explica que el populismo surge cuando las élites tratan de movilizar a las masas que están debajo. 

Esto se logra mediante una ideología anti status quo, nacionalista y anti imperialista, aspirando a cambios por vías de reformas o revoluciones.

América Latina

La encrucijada entre los avances de la economía de mercado a nivel mundial y el persistente estancamiento social democrático, hacen el blanco perfecto para el discurso populista.

Un lento crecimiento económico en la región y el Caribe ha implicado transformaciones socio económicas importantes en Latinoamérica, incidiendo directamente en países como Venezuela, Honduras y Nicaragua.

Las características del populismo han logrado reemplazar en estos países, los votos racionales, importantes en la construcción democrática, por el voto emocional de las masas que ha polarizado a la sociedad.

Un sistema de partidos débil, la desideologización de los discursos políticos y la ausencia de administraciones públicas eficientes no resulta entonces una novedad. La debilidad de las instituciones ha provocado los sentimientos nacionalistas y de unión, que degeneran en el populismo.

Cuando el amplio descontento y un sistema antidemocrático coexisten, el peligro está servido para la entrada de un candidato populista siendo el caso de Venezuela.

También te puede interesar:

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR