16° GUATEMALA
03/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Por qué Japón no se defiende ante lanzamientos de misiles de Corea del Norte?

Pionyang disparó el misil a eso de las 7:23 hora local del martes 4 de octubre hacia el mar de Japón, sin ocasionar daños. 

La trayectoria del misil obligó a Japón a activar su sistema de alerta civil en las prefecturas de Hokkaido y Aomori. (Foto: Efe)
Redacción República
04 de octubre, 2022

El lanzamiento por parte de Corea del Norte de un misil balístico que sobrevoló el norte de Japón antes de caer en el Pacífico causó la condena enérgica tanto del Gobierno nipón como de Estados Unidos (EE. UU.), además de ser el quinto que envía Pionyang en los últimos diez días. 

La acción elevó la escalada de tensiones en la península coreana, que coincidió con las maniobras conjuntas de Seúl, Washington y Tokioy la visita de la vicepresidenta de EE. UU. Kamala Harris a Corea del Sur. 

Pionyang disparó el misil a eso de las 7:23 hora local del martes 4 de octubre hacia el mar de Japón, según informó el Ejército surcoreano, mientras que el Gobierno japonés señaló que cayó en un punto del mar sin especificar, pero fuera de sus aguas territoriales, sin que consten daños en aeronaves o embarcaciones debido al impacto.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La trayectoria del misil obligó a Japón a activar su sistema de alerta civil en las prefecturas de Hokkaido y Aomori (norte del país), lo que no ocurría desde el 15 de septiembre de 2017, cuando otro proyectil norcoreano sobrevoló la zona.

¿Por qué Japón no destruye los misiles?

Las autoridades japonesas informaron que es el de mayor rango hasta la fecha y la primera vez en cinco años que un misil sobrevuela ese país. 

Debido a que se trata de un nuevo ensayo balístico del régimen norcoreano, el Gobierno japonés pidió a los ciudadanos de dos ciudades refugiarse "bajo tierra". Además, de mostrar su preocupación y rechazo ante el nuevo ensayo de Corea del Norte que lo calificó como "acto de barbarie".

Poco después del lanzamiento del misil, aviones de guerra de surcoreanos, Estados Unidos y de Japón, realizaron simulacros de bombardeos sobre Corea del Sur, como respuesta "disuasoria" hacia el régimen norcoreano. 

Durante las pruebas de 2017, las alarmas antiaéreas se activaron dos veces en poco más de 15 días en Japón. 

"No tenemos práctica en evacuar, no sabemos qué hacer porque Japón no ha estado en guerra desde hace más de 70 años", comentó a la BBC Avelino Fujimoto, un estudiante de medicina que vive Maebashi, al noroeste de Tokio.

"En general, Japón es un lugar muy seguro para vivir, pero el simple hecho de que no sabemos cuán potentes son estos misiles ni dónde podrían caer está generando temor en muchas personas", agregó entonces el estudiante.

Para entonces el ministro de Defensa, Itsunori Onodera, dijo que siguieron el proyectil desde su lanzamiento hasta su caída en el mar y que el gobierno evaluó con rapidez que el misil no tenía Japón por objetivo. De hecho, cayó a más de 2 mil 200 kilómetros al este de Hokkaido.

¿Pero tiene Japón la opción y capacidad de derribarlos?

Se sabe que el país tiene un sistema de defensa antimisiles que funciona en dos etapas.

Por una parte está el sistema de combate Aegis, desplegado en la zona en barcos de guerra de Japón, Estados Unidos y Corea del Sur, específicamente para interceptar misiles recién lanzados o a mitad de vuelo. 

Y por otra, tiene desplegadas una serie de baterías del sistema de defensa Patriot de corto alcance, cuya función es derribar los misiles cuando empiezan a descender hacia su objetivo. Ambas son buenas no son malas opciones pero tiene limitaciones.

Por ello, el Gobierno japonés aprobó añadir dos sistemas “Aegis Ashore” para mejorar sus defensas en todo el territorio de Japón, con dos destructores clase Aegis en alta mar y plataformas de misiles Patriot en tierra, pero el plan sufrió reveses por denuncias de alto costo y temores de que el sistema fuera inseguro. 

Con información de Público.es, BBC Mundo y Efe.

 

 

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER