Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Elecciones en Panamá: Martinelli favorito, a pesar de su sentencia por corrupción

Ilustración por Gabo®
Rafael Párraga
11 de septiembre, 2023

Ricardo Martinelli, presidente entre 2009 y 2014 y condenado a 10 años de prisión, en varias encuestas se posiciona como el líder para ganar las elecciones, a pesar de su sentencia. 

Panorama General. El 18 de julio de este año, Ricardo Martinelli fue condenado a 10 años de prisión al haber sido declarado culpable por la compra, con fondos públicos, de los medios de comunicación Panamá América, Crítica y Día a Día.

  • El expresidente, ahora candidato del partido Realizando Metas (RM, derecha), también es señalado por presuntamente haber aceptado sobornos en el marco del famoso caso Odebrecht.
     
  • Sus señalamientos de corrupción le han situado como un candidato poco valorado por Estados Unidos, que le ha prohibido la entrada al expresidente al país norteamericano.
     
  • A pesar de haber sido sentenciado, Martinelli y su equipo han apelado la decisión del juez, lo que le permite correr como candidato siempre que el caso siga abierto y la sentencia no esté firme. 

Hemeroteca. Martinelli empezó su carrera política como Director de Caja del Seguro Social de Panamá entre 1994 y 1996, implementando una serie de reformas administrativas que le dieron validez a su imagen de empresario exitoso, capaz de administrar la cosa pública, como sus empresas. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA
  • En 2009, Martinelli ganó las elecciones presidenciales con un 60%, venciendo a la candidata oficialista, Balbina Herrera, del Partido Revolucionario Democrático (centroizquierda).
     
  • La presidencia de Martinelli es recordada, principalmente, por el crecimiento económico del país. Desde su llegada al poder hasta su fin, la inversión extranjera directa aumentó de $1,259 millones a $4,651 millones, un incremento de un 300%.
     
  • A pesar de los señalamientos de corrupción, los panameños recuerdan a Martinelli por su trabajo en materia económica, al punto de hacer popular la frase “robó pero hizo”, explicando así su popularidad en las encuestas.

Datos. CID-Gallup publicó una encuesta dónde Ricardo Martinelli lidera la intención de voto con un 48%. En esa misma, aventaja, por un 38%, a su más cercano contrincante, Martín Torrijos del Partido Popular (centro), situándole como el gran favorito para ganar los comicios del 5 de mayo de 2024.

  • Por otro lado, una encuesta de La Prensa sitúa al candidato del partido RM con un 37% de la intención de voto, con una diferencia de más de un 10% con respecto a la de CID-Gallup. Dicha encuesta se realizó después de la sentencia de Martinelli.
     
  • Mientras que su caso le costó varios puntos en la intención de voto, Martinelli y su partido RM siguen aventajando al segundo por casi un 30% según La Prensa, que ubica a Torrijos con solo un 8%.
     
  • La encuesta de La Estrella de Panamá ubica a Martinelli (29%) con una leve ventaja de un 1% sobre su contrincante José Gabriel Carrizo (28%), candidato que se ubica con solo un 5% en la encuesta de La Prensa. 

Por qué importa. La apelación a su sentencia le da suficiente tiempo para presentarse a los comicios de 2024 y evitar cumplir con los 10 años de prisión. Condenar a un presidente electo significaría una crisis social importante para Panamá, especialmente con la gran popularidad que tiene Martinelli. 

  • Una hipotética victoria de RM representaría un problema para las relaciones entre Panamá y Estados Unidos, que ha implementado sanciones y restricciones contra el expresidente. 
     
  • La candidatura de Martinelli se suma a una extensa lista de líderes críticos del sistema en Hispanoamérica, muy bien valorados por los resultados durante su gestión, a pesar de su involucramiento en múltiples casos de corrupción.
     
  • Esto evidencia algo importante sobre las prioridades de los votantes: el descontento con la corrupción se disuelve cuando los gobernantes responden con políticas eficientes, que mejoran su calidad de vida.