Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

En caso Sperisen no se busca justicia, el fiscal Bertossa pretende salvar su prestigio

Conflicto de intereses, cuestionados testigos y, en general, la ausencia de un tribunal independiente e imparcial, son algunas de las irregularidades en el proceso contra Erwin Sperisen. Aquí más detalles.

El fiscal Yves Bertossa no aceptó el fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
Luis Gonzalez
02 de octubre, 2023

El fiscal suizo Yves Bertossa, a cargo del proceso contra Erwin Sperisen, no busca justicia sino salvar su prestigio, resaltó el exdirector de la Policía Nacional Civil (PNC).

El exfuncionario guatemalteco debió salir de la cárcel el lunes 2 de octubre, pero una acción legal de Bertossa, le impidió obtener la libertad, indicó Sperisen, quien se mostró confiado de pronto resolver este nuevo obstáculo jurídico.

Cuando el exdirector de la PNC se preparaba para volver con su familia, la Corte de Apelaciones de Justicia de Ginebra, Suiza, le notificó la resolución. Sin embargo, el guatemalteco consideró que "solo es una pausa, es cuestión de tiempo" para estar fuera de la prisión.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA

Bertossa y su conflicto de intereses

El fiscal suizo tiene una carrera y un apellido que cuidar y por ello, consideró Sperisen, no le importa desobedecer la resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ordenó la liberación por las irregularidades cometidas en el juicio.

En general, el citado tribunal de Europa concluyó que el exfuncionario no tuvo un juicio imparcial cuando fue condenado por un tribunal de apelación suizo. Sperisen enfrentó tres juicios y aunque de manera reiterada se señalaron las ilegalidades, tanto la fiscalía como los jueces no las atendieron.

Una de las irregularidades fue el conflicto de intereses de Bertossa con la oenegé que impulsó el caso en Suiza. Se trata de la entidad TRIAL, fundada por su padre, el ex fiscal general Bernard Bertossa.

Yves se mantuvo al frente del caso a pesar de esta anomalía y sigue empecinado en lograr una condena definitiva contra Sperisen, quien no duda que ya se trata de un asunto personal del funcionario suizo.

El fiscal cobró notoriedad en años recientes por la investigación contra el rey emérito Juan Carlos, por un presunto lavado de dinero. Tras varias pesquisas el proceso fue cerrado, aunque de manera mediática repercutió en la vida del español.

Los medios de comunicación también destacan la investigación realizada por Yves Bertossa contra el banco británico HSBC. Y casi todos mencionan como otro logro del fiscal suizo la condena contra Sperisen, pero este punto está ahora en la cuerda floja.

"Su prestigio quedará por los suelos", indicó el exfuncionario guatemalteco que adelantó nuevos recursos legales para reactivar la orden de libertad a su favor.

Un criminal de testigo y un testimonio desmentido

Aparte de la anomalía del conflicto de intereses con la principal oenegé acusadora, Yves Bertossa también alentó y toleró usar a un criminal condenado a 25 años de cárcel contra Sperisen. 

Se trata del francés Philippe Lucien André  Biret, quien, junto a Juan Phillipe Bernard, fueron condenados a 30 años de prisión por el asesinato de Bernard Bereaud y Marie Antoinette Perraid. Las víctimas de origen francés eran propietarias del restaurante Chez Pierre.

Biret purgaba su pena en la cárcel de Pavón durante el operativo en el que murieron reos, cuya muerte originó el caso contra Sperisen. Sin haber purgado el total de la condena, Biret ahora goza de libertad.

Otro cuestionado testimonio fue el de María del Socorro Vásquez, madre de uno de los reos fallecidos, Carlos René Barrientos Vásquez. La mujer confesó que fue engañada por los fiscales suizos y, pese al video presentado como evidencia, Bertossa se negó a incluirlo en el proceso.

Por estas irregularidades y otras, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos concluyó que en el caso de Sperisen se violó el artículo 6 del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, que literalmente dice en su artículo 1: "Toda persona tiene derecho a que su causa sea oída equitativa, públicamente y dentro de un plazo razonable, por un tribunal independiente e imparcial, establecido por la ley, que decidirá los litigios sobre sus derechos y obligaciones de carácter civil o sobre el fundamento de cualquier acusación en materia penal dirigida contra ella".

Justicia Suiza bajo el ojo de Europa

Yves Bertossa planteó el recuso contra la libertad anticipada de Sperisen porque considera que hay riesgo de que huya de la justicia suiza.

"En la medida en que Erwin Sperisen declara que desea vivir en otro lugar que no sea Suiza, el riesgo de que abandone este país es muy alto", dijo.

“El fiscal Yves Bertossa y el Tribunal de Justicia de Ginebra han decidido echarse encima las brasas, mientras que la condena de Suiza por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos les es directamente imputable", comentó uno de los abogados defensores.

Sobre el fondo del caso, la defensa comentó: “El Consejo de Europa también nos acaba de informar al mismo tiempo que se abrió un procedimiento en ejecución de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y se comunicó su denuncia a la Representación Permanente de Suiza ante el Consejo de Europa.

Por el llamado Caso Pavón fueron procesados y absueltos el presidente Alejandro Giammattei (exdirector de Presidios), en Guatemala, el ex subdirector de la PNC Javier Figueroa, en Austria, y el exministro de Gobernación, Carlos Vielmann, en España.

 

 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA