Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Entrevista: Los vicios de la CICIG en el caso Sperisen

Luis Gonzalez
25 de octubre, 2023

El exdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Ervin Sperisen, habló del proceso en su contra: tres juicios y los vicios cometidos por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), en contubernio con fiscales y jueces de Suiza.

¿Cómo resume estos años de 11 años de cárcel?

En los años de aislamiento, que pasaba 23 horas encerrado en una celda de 10 metros cuadrados y una hora en una jaula para caminar, da mucho tiempo para reflexionar, pensar, reclamar y cuestionarse uno mismo.

Me ha dado madurez y una gran valoración de la justicia, la familia y los amigos. Ver cómo obra la mano de Dios en el día a día cuando se está en situaciones que no se puede seguir. En la unidad donde estuve preso no había mes en la que no se suicidara alguien; yo estuve 6.9 años en aislamiento y esto deja en qué pensar.

La guerra no ha terminado, hemos ido batalla a batalla. Donde antes las íbamos perdiendo, empezamos a ganar terreno. Le decía a mi esposa y a mis padres: llegará el día en que seremos los que tendremos credibilidad y demostraremos cómo ocurrió todo esto.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA

¿Qué vicios hubo en el proceso?

En 2010 la CICIG acusó a 19 personas de 12 delitos. Todos fuimos parte del ministerio de Gobernación del gobierno de Oscar Berger, no hubo de otros ministerios que participaron en el operativo de Pavón. La intención final era llegar al presidente y ponerlo en prisión.

Me presenté a la fiscalía de Ginebra porque luego se dijo que andaba escondido, lo que es mentira; a Suiza le llevó dos años reaccionar. Interesante que en esos años este país donó US$4 millones a la CICIG.

Con la información que envió CICIG, el fiscal de entonces me dijo: 'mire aquí no encuentro nada en contra suya". Luego cambiaron al fiscal y nombraron al hijo de un exprocurador General de Ginebra, también fundador de una ONG conocida como TRIAL. Esta entidad fue el enlace con la CICIG. Presentaron 22 testigos falsos y les pagaron para hablar en mi contra. Los llevaron a Francia y a Canadá y a otros les quitaron tiempo de prisión.

Se utilizó solo lo enviado, sin hacer una investigación. En los tres juicios, cada información y cada testigo se fueron cayendo. De ser acusado de asesino, en el último juicio me condenaron por ser cómplice de una persona inocente (Javier Figueroa, absuelto en Austria).

Solo se escuchó a los testigos de CICIG y no a los de la defensa, ni a los expertos en tecnología forense.

Al final de cuentas los investigadores de la CICIG no facilitaron la información y tuvieron que confesar que no tenían prueba contra mí y que solo por ser el 'jefe debía saber algo' y por ello tenían que condenarme a 15 años.

Cuatro de los siete jueces que me condenaron eran miembros de la ONG del papá del fiscal y todo giró en torno a esa asociación. Lo que buscan es que pase una ley que otorgue al sistema de justicia de Ginebra el derecho a juzgar universalmente. Tres veces lo intentaron y la población lo ha rechazado.

¿Qué espera del nuevo juicio?

Cuando resuelve la Corte Europea de Derechos Humanos, que los jueces no fueron imparciales, el Tribunal Federal suizo pudo anular la sentencia y se acabó el tema, pero no quisieron cargar la mancha judicial, y decidieron regresar el proceso a Ginebra para un cuarto juicio, que empezará desde el principio.

Aquí hay dos escenarios, el peor es que Ginebra insista en que soy culpable y como hice casi la totalidad de prisión entonces no vuelvo a la cárcel, pero quedo como culpable. Entonces vuelvo al Tribunal Federal y de nuevo a la Corte Europea de Derechos Humanos porque Suiza no está acatando la resolución. Además, el Consejo de Ministros de Europa analiza el desacato

El otro escenario es que en vista de que no tienen nada nuevo, me absuelvan. El problema es que llevan las consecuencias de admitir que todo lo hicieron mal. Me dejan la posibilidad de accionar contra esta injusticia.

Nota del editor:

De todos los acusados por CICIG, por el caso denominado "Pavón", el único que fue encontrado culpable fue Erwin Sperisen. Los acusados fueron procesados en 4 países distintos –Guatemala, España, Austria y Suiza– siendo solo la justicia suiza la que condenó.
Este caso ahora ha sido analizado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y resolvió que se violaron los derechos humanos de Sperisen. Aunque sea absuelto luego del cuarto juicio que enfrentará, solo podrá accionar en contra de los fiscales y jueces suizos, no así en contra de los funcionarios de CICIG. Estos últimos quedarán impunes.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA