Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

In memoriam: Sebastián Piñera, 1949-2024

.
Marcos Jacobo Suárez Sipmann
09 de febrero, 2024

Sebastián Piñera, presidente de la República de Chile en los periodos 2010-14 y 2018-22, no eludía el riesgo. Es conocida su intención de ser el primero en ingresar en la cápsula Fénix para rescatar a los 33 mineros atrapados a 700 metros de profundidad en la mina San José, en octubre de 2010. La idea fue descartada por sus asesores por razones de seguridad.

De profesión ingeniero comercial, tuvo cuatro hijos con Cecilia Morel. También cursó un doctorado en Economía en la Universidad de Harvard, donde además fue profesor ayudante.

Con una fortuna cercana a los US$3.000M, el empresario millonario estuvo incluido en la lista Forbes. Llegó a la política como senador entre 1990-1998. En una entrevista en marzo de 2019, recordaba que su verdadera vocación siempre había sido el servicio público. También afirmó que no estaba en sus planes un tercer mandato.

En 2005 perdió la carrera presidencial contra la socialista Michelle Bachelet. Sin embargo, cinco años después marcó un hito al convertirse en el primer conservador en llegar al poder desde el retorno a la democracia en 1990.

Inició su primer mandato enfocado en la reconstrucción tras un terremoto y tsunami que sacudió la zona centro-sur del país.

Fue un gran defensor de la inversión y de las reformas para modernizar al mayor productor mundial de cobre.

También se enfrentó a protestas en su contra. Tenía reservas sobre la gratuidad universal y las expresaba sin remilgos: “la educación es un bien de consumo” y “nada es gratis en esta vida”.

Regresó al poder en 2018 con la promesa de “tiempos mejores” mas la volatilidad global, sumada a una debilidad en el precio y la producción de cobre, impidieron sus intenciones en lo económico.

En octubre de 2019, se produjo una serie de manifestaciones y disturbios —el “estallido social”— con que los chilenos salieron a las calles de Santiago a protestar. El detonante fue el alza del pasaje del transporte público.

Las protestas llevaron a que anunciara y acordara con el resto de los partidos la redacción de una nueva Constitución, algo que, de momento, sigue sin concretarse bajo el gobierno de su sucesor, el izquierdista Gabriel Boric.

Asimismo, tuvo que enfrentarse a la pandemia de covid-19. En un primer momento recibió críticas por los bajos montos en ayuda para los ciudadanos, lo que se sumó al descontento de la población.

Piñera siempre afirmó haber votado contra Pinochet en el referendo de 1988 que permitió la vuelta a la democracia en el país. El fallecido líder lamentó su agria relación con su hermano José, economista y exministro de Pinochet que creó el sistema de fondos de pensiones. Un sistema elogiado por varios países, aunque criticado por gran parte de los chilenos.

En el pasado de Piñera, es cierto, hubo denuncias de uso de información privilegiada y de vinculación directa o indirecta a otros escándalos. Así, el caso de préstamos irregulares en un banco que dirigía en los 80. Sin embargo, siempre negó haber actuado indebidamente. En este contexto merece recordarse una frase suya: “El tiempo no es nuestro aliado, va a ser nuestro juez”.

Más allá de su condición de mandatario exitoso, es de justicia recordar su lado humano. El padre que en una gira por EE. UU. mostraba su felicidad de reencontrarse con su hija Cecilia, que llevaba unos meses viviendo allá. O el hombre que recibía con una sonrisa a su hermano Miguel en el hotel de Buenos Aires durante una cumbre de UNASUR. Y la persona que adoraba pilotar helicópteros; pasión que de forma trágica acabó con su vida.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA