Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Petro convoca a manifestaciones y luego se esconde

.
Sebastián Gennari
12 de febrero, 2024

En Colombia, aún no hay humo blanco: la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no acepta ninguna de las tres opciones para fiscal general sugeridas por el presidente Gustavo Petro (Colombia Humana, izquierda). El mandatario, presintiendo el resultado, llamó a sus partidarios –muchos de ellos sindicalistas– a manifestarse, para luego desmarcarse cuando las protestas se tornaron violentas.

  • Hubo un asedio frente a la CSJ, donde los manifestantes buscaban impedir la salida de los magistrados hasta no tener un resultado favorable. Luego clamaron por la disolución del tribunal, coreando “no violencia, resistencia” y clamando por la disolución de la corte.
  • Los funcionarios en el Palacio de Justicia procuraron dialogar con los manifestantes. Fue en vano. Al intervenir, la policía se encontró con una lluvia de piedras, a la que respondieron con gas lacrimógeno, para luego escoltar a los magistrados que se encontraban dentro del edificio.
  • Petro, a sabiendas de la mala prensa que recibiría, ha intentado exculparse. Habla de “infiltrados” en las protestas e incluso dice que él no convocó a los manifestantes.

Entre líneas. No resulta convincente el cambio de tono del mandatario colombiano. La OEA ha hecho eco de esto, pidiendo que “se abandonen los intentos por parte de … actores políticos de dañar el proceso democrático en Colombia”. A pesar de no ser mencionado, el destinatario de la misiva es, evidentemente, Petro.

  • Al Petro le urge designar un sucesor para el fiscal general Francisco Barbosa, quien debe abandonar el cargo el 12 de febrero. Barbosa, crítico acérrimo del Gobierno, será reemplazado provisionalmente por su vicefiscal, Martha Mancera, a quien se le acusa de encubrir a un narcotraficante.
  • Petro habla de una persecución a manos de la Fiscalía y pide presteza a los jueces, que acostumbran a tardar con su elección. En efecto, bajo presidentes anteriores, se han demorado más de un año.
  • La Fiscalía investiga casos que perjudican a Petro. Nicolás, su hijo mayor, ha sido imputado por enriquecimiento ilícito y blanqueo. Por lo demás, la sede de FECODE –el sindicato de maestros– fue recientemente allanada; se investiga una donación irregular de US$127,000 a la campaña de Petro.

Panorama general. Otra sería la situación si Petro fuese un caudillo popular, pero no lo es. En 2022, llegó a la presidencia con el 50.42% de los votos; en diciembre pasado, el porcentaje de su aprobación se ubicaba en torno a 26%. La mayoría de la población también se opone a la mesa de diálogo con el Ejército de Liberación Nacional, un grupo armado dado al secuestro.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA
  • En años recientes, Colombia –al igual que muchos países de la región– ha experimentado un repunte de la criminalidad. Para ilustrar, los primeros nueve meses de 2023 registraron un aumento del 70% en los secuestros.
  • Es improbable que el actual ministro de Defensa, Iván Velázquez, logre controlar el fenómeno. El otrora jefe de la CICIG supervisa el Ejército, pero siempre se le ha tenido por adversario de este.
  • Petro no es Midas. La economía creció 1.2% en 2023, una cifra obscenamente baja para un país latinoamericano. El país cerró el año con una inflación de 9.3%, obligando al Banco de Colombia a mantener una tasa de referencia del 13%.

El balance. Para desgracia de Petro, la CSJ no está obligada a elegir una fiscal general —todas son mujeres, dicho sea de paso— de la terna que él presentó. Para bien o para mal, la vicefiscal Mancera previsiblemente tomará las riendas de la Fiscalía y continuará la “persecución” que critica el presidente.

  • Colombia no cuenta con reelección inmediata, de manera que Petro podría enfrentarse a la Fiscalía toda su presidencia. En unos años, es posible que, como el conservador Álvaro Uribe, sea imputado. Colombia al parecer cuenta con una tradición de investigar a sus expresidentes.
  • Es improbable que los enfrentamientos con la Fiscalía hagan recapacitar al presidente. Cuando en su gabinete se produjo una guerra intestina entre radicales y moderados, Petro apostó por inclinarse más hacia la izquierda.
  • Petro es ideológicamente consistente, incluso en perjuicio del país. El petróleo, principal rubro de exportación (el carbón es segundo), sirve de ejemplo. El presidente, un ambientalista radical, ha arremetido contra la estatal Ecopetrol con una reforma fiscal cuando menos punitiva.

 

 

 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE POLÍTICA